TRANSHUMANISMO, O CÓMO LA INDUSTRIA MUSICAL PROGRAMA NUESTRO FUTURO ( I )


En abril de 2017 apareció un artículo en The Guardian titulado "Dios en la máquina: mi extraño viaje al transhumanismo" El artículo fue escrito por una ex cristiana evangélica que pierde su fe y luego encuentra consuelo en una filosofía tecnológica radical que promete la inmortalidad y la trascendencia espiritual a pesar de que tales conceptos para ella parecían inquietamente familiares.

Ella afirma:
"Primero leí el libro de Ray Kurzweil, La Era de las Máquinas Espirituales, en 2006, unos años después de que abandoné la escuela bíblica y dejé de creer en Dios. En la escuela bíblica, había estudiado una rama de la teología que dividía toda la historia en etapas sucesivas mediante las cuales Dios reveló su verdad. Nos dijeron que estábamos viviendo en la "Dispensación de la Gracia", la penúltima era, que precede a esa gloriosa culminación, el "Reino Milenario", cuando las nubes se separasen, Cristo regresaría y la vida se alteraría más allá de la comprensión. Pero ya no creía en este futuro. Más que la muerte de Dios, estaba llorando la disolución de esta narración, que contemplaba toda la historia como un arco inclinado hacia un momento de redención final. Fue una pérdida que había fracturado incluso mi experiencia del tiempo. Mis horas se habían convertido en no horas. Los días parecían desentrañarse y volverse a girar sobre sí mismos. 

Como los teólogos de mi escuela bíblica, Kurzweil, que ahora es director de ingeniería en Google y un defensor de una filosofía llamada transhumanismo, tenía su propia narrativa histórica. Él dividió toda la evolución en épocas sucesivas. Estábamos viviendo en la quinta época, cuando la inteligencia humana comienza a fusionarse con la tecnología. Pronto llegaríamos a la "Singularidad", el punto en el que seríamos transformados en lo que Kurzweil llamó "Máquinas Espirituales". Transferiríamos o "resucitaríamos" nuestras mentes en supercomputadoras, permitiéndonos vivir para siempre. Nuestros cuerpos se convertirían en incorruptibles, inmunes a la enfermedad y la decadencia, y adquiriríamos el conocimiento subiéndolo a nuestros cerebros. La nanotecnología nos permitiría rehacer la Tierra en un paraíso terrestre, y luego migraríamos al espacio, terraformando otros planetas. Nuestros poderes, en fin, serían ilimitados."

El transhumanismo, la filosofía que ha atrapado a esta ex cristiana, construye la ruptura posthumanista de los binarios humanistas (humano / máquina, humano / animal, hombre / mujer, etc.) y afirma que debemos usar la tecnología para mejorar a nosotros mismos hasta el punto de convertirnos en algo más que simples seres humanos. Los transhumanistas tienden a apoyar la investigación que prolongaría indefinidamente la vida humana, erradicaría las enfermedades, haría que las personas fueran más inteligentes y fuertes y pusiera fin a la pobreza y al sufrimiento. Mientras que el objetivo suena algo noble, el examen posterior demuestra que la filosofía es una reencarnación moderna de las serpiente en el Génesis. Más importante aún, la filosofía ya no es un producto de los curanderos tecnológicos, sino también ha entrado en las corrientes masivas donde está incrustando sus mensajes venenosos en la psique de la población. Y uno de los canales que está utilizando con gran efecto es la industria de la música.

( Sigue ... )

Comentarios