jueves, 8 de junio de 2017

EL IRAQ DE SADAM HUSSEIN ERA UN PARAÍSO COMPARADO CON EL ACTUAL


Y estos son los responsables de tanto dolor y de tanta destrucción. En la foto falta otro sátrapa miserable y genocida como Duráo Barroso.

Nadie está diciendo que Sadam fuese un demócrata, ni mucho menos. Fue, evidentemente un gobernante déspota. 

Sin embargo, durante su gobierno todos los iraquíes recibieron asistencia sanitaria gratuita y universal. Y todos los iraquíes tenían derecho al acceso a la educación, de unos altos niveles de calidad.  Tres años después de su ascenso al poder, Iraq fue galardonado con el premio Unesco por erradicar el analfabetismo.

Durante su mandato los agricultores obtenían tierras, semillas, maquinaria moderna, acceso al agua, préstamos y otros tipos de beneficios y ayudas a su labor.

El acceso al agua potable y a la electricidad estaba disponible a lo largo de todo el país. Tanto las pequeñas y medianas empresas como la industria pesada tenía todo el apoyo del estado y del gobierno iraquí.

Las mujeres irquíes tenían más derechos que las mujeres de los países árabes vecinos, jugando un papel muy activo en el desarrollo político y económico del país. A diferencia que en los países vecinos, las mujeres iraquíes podían ejercer su derecho al voto, presentarse a cargos políticos, poseer propiedades, etc...

Tras la guerra del Golfo, precedida por meses interminables de sanciones genocidas, todo cambió.  Comenzó entonces una larga pesadilla para el pueblo iraquí que dura todavía hasta nuestros días. Todas las infraestructuras del país fueron destruidas. Millones de iraquíes murieron desde entonces hasta hoy , incluyendo la muerte de unos cinco mil niños mensuales durante la duración de las sanciones económicas. 

Hoy en día, Iraq es un país sumido en el caos y en la violencia, la cual es el resultado de la intervención de estados Unidos en el país. Torturas, violaciones, asesinatos.... y otras formas de abuso.  Y ahí arriba, encima de este texto, están los responsables. Con nombres y apellidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario