miércoles, 8 de febrero de 2017

RECUPERACIÓN ECONÓMICA: LA GRAN MENTIRA DE OBAMA (Y DE RAJOY)


Cuando la deuda crece mucho más rápido que el PIB durante un periodo prolongado de tiempo, resulta inevitable que esa deuda comience a ir mal en algún momento. Esto fue lo que sucedió en el año 2008 y es lo que está comenzando a suceder ahora. Las quiebras comerciales han aumentado consecutivamente desde 2015, y ahora están aumentando también las quiebras de los consumidores estadounidenses.  Éstas aumentaron un 5,4% en el mes de enero en relación al año anterior, pero es que en diciembre ya habían aumentado un 4,5% respecto al mismo mes del año anterior. Es la primera vez desde 2010 que aumentan de forma consecutiva. 

Un detalle que os muestra la verdadera situación de la economía norteamericana (y también la española, desde luego) son los cientos de tiendas  y de comercios minoristas que deben echar el cierre cada mes. La deuda colectiva de los hogares estadounidenses alcanza la vertiginosa cifra de 12 billones de dólares, en un momento en el que casi dos tercios de la población debe acudir cada mes a subvencionarse con  cheques de pago. 

Los signos de preocupación también alcanzan a la industria automovilística, que ha visto como sus ventas bajaban el pasado mes de enero de forma muy alarmante en relación al mismo mes del año anterior. Así, General Motors vio descender sus ventas un 21,1%, Ford un 17,5%, Chrysler un 35,8%, Toyota un 19,9%, Honda un 10,7% y Nissan un 9%.

Lo cierto es que tanto la productividad como la inversión empresarial, el consumo  personal, la inflación y el crecimiento han estado en mínimos durante la época de Obama, mientras que su administración mantenía el engaño de la recuperación. Un argumento éste completamente falso. Lo cierto es que Estados Unidos terminó 2016 con un crecimiento económico de las familias del 1,6% y con la expansión más lenta desde la Segunda Guerra mundial. Una tendencia mediocre y anémica que no se corresponde en absoluto con los optimistas argumentos de Obama. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario