martes, 14 de febrero de 2017

¿CONTENTO POR LA RETIRADA DEL TPP? NO LO ESTÉS... PREPARAN ALGO MUCHO PEOR


El 23 de enero, muchos ciudadanos estadounidenses y también del resto del mundo se alegraron cuando Donald Trump retiró formalmente a los Estados Unidos del acuerdo comercial conocido como TPP.  Hasta aquí todo bien, el único problema es que el TPP (y también el TTIP) está a punto de ser sustituido por algo muchísimo  peor. No podemos ser tan ilusos de pensar que la agenda neoliberal se va a detener. 

De forma secreta y silenciosa, unos 50 países están llevando adelante una serie de reuniones aún más secretas que aquellas en las que se negoció el TPP y que las actuales negociaciones del TTIP, para formular un nuevo Acuerdo de Comercio de Servicios conocido como TiSA.  Las negociaciones para este nuevo acuerdo comenzaron en abril de 2013 y han estado dirigidas principalmente por los Estados Unidos, la Unión Europea y Australia. 

Se trata de un acuerdo comercial más amplio y ambicioso que los que hemos nombrado más arriba, y estará basado en las disposiciones más agresivas de los acuerdos comerciales bilaterales y regionales ya firmados por algunos de los participantes. 

Fijáos si es duro el nuevo acuerdo y si ahonda en la agenda neoliberal más agresiva que se atreve a regular aspecto que los anteriores acuerdos no contemplaban. La aprobación del TiSA implicará la prohibición de aplicar regulaciones a la industria financiera, y quedará prohibida cualquier restricción sobre el tamaño o sobre las restricciones a la entrada de compañías financieras en los países firmantes. También quedará prohibida cualquier restricción a la utilización y a la transferencia de los datos recogidos por estas compañías. Ni siquiera el TPP se atrevió a contemplar la eliminación completa de regulaciones a la industria financiera. La implantación del TiSA también supondría la eliminación de la privacidad en Internet. 

Uno de los impulsos más importantes del TiSA es el comercio electrónico y las telecomunicaciones, y se obligaría a los países firmantes a permitir el suministro transfronterizo de información sin restricciones, lo que daría un gran poder a las plataformas globales que disponen de grandes bancos de datos e información, como sería el caso de Google.

Los sectores en los que influiría el TiSA son las finanzas, las telecomunicaciones, el comercio electrónico, los servicios energéticos, los transportes aéreos y marítimos, los transportes por carretera, y otros sectores que afectan más directamente a la economía doméstica. 

El último informe de la Comisión Europea negociadora es muy clarificador respecto a los esfuerzos y a la voluntad de avance en las negociaciones de este acuerdo. En dicho informe la Comisión asegura que "las partes avanzan de forma satisfactoria en la confección del texto, con la voluntad de encontrar caminos para resolver las cuestiones pendientes más polémicas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario