UN BUEN CONSEJO: NO COMER NADA DEL OCÉANO PACÍFICO ( IMÁGENES EXPLÍCITAS )

Después del desastre de Fukushima, una gran cantidad de Cesio 134 y Cesio 137 fueron contaminano el aire y las aguas del Océano Pacífico.  Desde entonces, éstoy y otros componentes químicos y radionucleidos han ido destruyendo el Océano Pacífico norte y concentrándose peligrosamente en la Costa Oeste norteamericana. La mejor recomendación que se puede hacer en estos momentos es la de abstenderse de consumir cualquier alimento procedente del Océano Pacífico.






Comentarios