lunes, 5 de diciembre de 2016

LAS DESASTROSAS CIFRAS DE ÁNGELA MERKEL


Ángela Merkel no ha ocultado nunca su admiración por Hillary Clinton. Este mismo año, a principios de 2016 se refería de esta forma a la política estadounidense: "Admiro su pensamiento estratégico y su gran compromiso con la asociación trasatlántica. Siempre que pude trabajar con Hillary Clinton fue un gran placer".
 
Tras la victoria de Donald Trump en las elecciones norteamericanas, Merkel no se molestó en ocultar su decepción y su malestar por el resultado de las mismas, enviando un mensaje de felicitación al nuevo presidente electo que sonaba a una amenaza: "Los lazos de Alemania con los Estados Unidos de América son más profundos que con cualquier país de la Unión Europea. Alemania y Estados Unidos están vinculados por valores comunes: la democracia, la libertad, así como el respeto por el imperio de la Ley y la dignidad de cada persona, independientemente de su origen, color de la piel, credo, género, orientación sexual u opiniones políticas. Se basa en estos valores que deseo ofrecer una estrecha cooperación, tanto conmigo personalmente como entre los gobiernos de nuestros países".
 
A pesar de tanta soberbia, Ángela Merkel no puede alardear de tener un futuro muy alentador. Habrá mucho en juego para ella y para Alemania en las próximas elecciones federales de 2017 en las que Merkel intentará acceder a un cuarto mandato.  Ángela Merkel buscará, entonces, el apoyo de un pueblo alemán bastante enojado con ella. Y razones tiene de sobra para dicho enojo.

Actualmente, en Alemania solo unas pocas personas se benefician del "auge" de su economía, mientras aumenta cada vez más la brecha entre ricos y pobres.  Actualmente, el 10% superior de los hogares alemanes posee cerca del 60% de la riqueza del país, mientras que la mitad inferior de los hogares posee solo el 2,5%.
 
Al  mismo tiempo, se ha producido un aumento muy importante del número de personas que son pobres a pesar de tener un trabajo.  Esto es debido al hecho de que parte del desempleo existente ha sido absorbido por empleos muy precarios y muy mal pagados.  Bajo el mandato de Merkel, el riesgo de los alemanes de caer en la pobreza ha crecido hasta un alarmante 16%.
 
Ángela Merkel y su gobierno también apostaron claramente por intervenir desde del principio en el conflicto sirio, comenzando a trabajar además en un proyecto inicialmente secreto llamado "The After Day".  Mediante este proyecto, más de 40 miembros pertenecientes a las diferentes ramas de la oposición siria fueron trasladados a Berlín para apoyar una llamada "transición democrática en Siria". En 2012, el gobierno y la inteligencia alemana estaba convencidos de que la caída de Assad era cuestión de muy poco tiempo.  Hoy, cuatro años más tarde, cientos de miles de personas han muerto, más de seis millones de personas están desplazadas en el interior de su propio país, y más de cinco millones de personas se han visto obligadas a huir de Siria.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario