jueves, 1 de diciembre de 2016

CAMP DE LA BOTA, O BAJO UNA CAPA DE CAL Y TIERRA


Discurso en el acto de memoria por los fusilados en el Camp de la Bota por el franquismo, celebrado en el espacio del Forum el pasado domingo 27 de noviembre.

Honorables señores consejeros, representantes del Ayuntamiento de Barcelona y de otras poblaciones, diputados, amigos y familiares.

El oscuro camino que hemos pasado durante los últimos 40 años, de una supuesta democracia, obtenida gracias a los indignos pactos a la transición y aceptados por la mayoría de los partidos políticos, hay que recordar a sus ilustres negociadores, por su labor llevada a cabo con una magnifica diligencia política, que incluso supieron perdonar a los criminales de la dictadura con la Ley de Amnistía de 1977, pero no tuvieron la misma conciencia o diligencia para querer cerrar las heridas de la dictadura, con el olvido intencionado de negar la rehabilitación jurídica a los republicanos, condenándolos a seguir estando clasificados como delincuentes, primer acto de cobardía política de la nueva democracia.

Como se ha venido dando por buena la transición democrática en el transcurso de todos estos años, los gobernantes españoles fueran de derechas o de izquierdas, mucho más grave por parte de los de izquierdas, a pesar de que hemos venido denunciándolo con firmeza , delante de todos los estamentos españoles la deuda que tienen pendiente, han continuado por falta de sensibilidad y cobardía política, negándose con rotundidad y sin pudor ni vergüenza a rehabilitar jurídicamente de pleno derecho a todas las personas represaliadas durante la criminal dictadura.

Hay quien dice que tenemos que saber perdonar y olvidar, pero como podemos perdonar y olvidar, si se han negado a rehabilitar jurídicamente de pleno derecho a las personas que fueron ilegalmente juzgadas y condenadas a la pena de muerte, para cerrar las heridas que incomprensiblemente aún estan abiertas, como podemos perdonar y olvidar?

Parece que por fin se ha abierto la luz y el Parlamento de Cataluña, a petición de varias asociaciones memorialistas, admitió a trámite la propuesta de hacer una ley que anule las sentencias ilegales dictadas por aquellos represores tribunales militares.

El día que sea aprobada la ley, será un gozo infinito para los familiares de las víctimas, ya que será el reconocimiento definitivo por los agravios sufridos durante todos estos años de una supuesta democracia, pero si que nos quedarán nuestros sentimientos marcados por los daños causados por la falta de voluntad de los políticos que nos han gobernado y se han negado a cerrar las heridas de la brutal y criminal represión franquista.

Queremos dejar claro, que los familiares no reclaman venganza, pero sí justicia y ésta se nos ha venido negando con una impunidad sin escrúpulos, en el transcurso de los años de la actual democracia.

Queremos agradecer al Ayuntamiento de BCN y el Memorial Democrático de la Generalitat de Cataluña, su colaboración en la organización de este acto ya todos los presentes por acompañarnos en este homenaje a las 1.717 personas que fueron fusiladas en este lugar del Campo de la Bota, que una vez asesinadas eran tiradas en el Fossar de la Pedrera, bajo una capa de cal y tierra para una rápida putrefacción.

Muchas gracias a todos.

Azpijoko ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario