miércoles, 25 de noviembre de 2015

2015: EL AÑO DE LAS SORPRESAS PARA GRECIA

Grecia,

El año en curso, 2015, fácilmente se puede caracterizar como el año de las sorpresas para Grecia; malas y buenas.

La primera sorpresa fue una buena: Syriza, que fue considerado como el partido más radical de izquierda entre las corriente de izquierda dentro de Europa, ganó las primeras elecciones de enero. Su programa contenía la demanda de anulación de la mayor parte de la deuda soberana, la nacionalización de los bancos, el destronamiento de Troika -como comúnmente se llama la misión de los acreedores del FMI, el BCE y la Comisión Europea-, que suelen ser nombrados como fuerzas de ocupación del Cuarto Reich alemán, etc.

La segunda sorpresa fue una mala: El gobierno recién formado, junto con la participación del partido racista y xenófobo llamado Griegos Independientes, continuaron las negociaciones con los acreedores y, finalmente, el 20 de febrero firmaron un acuerdo con los ministros de Finanzas de la zona euro, donde Grecia se vio obligado a aceptar el pago completo ya tiempo de todas sus obligaciones financieras. En resumen, el nuevo gobierno reconoció la deuda.

La tercera sorpresa fue como la primera, muy bienvenida: El presidente del Parlamento griego designó una comisión bajo el mandato de realizar una auditoría de la deuda pública. Su conclusión fue sorprendente: La Comisión de la Verdad reconoció la deuda pública como ilegal, ilegítima, odiosa e insostenible y llamó al gobierno a declarar el cese unilateral de pagos contra el FMI, el BCE, los acreedores privados, y así sucesivamente. La Comisión de la Verdad demostró a todos que la deuda griega fue creada por la élite griega gobernante y los acreedores, y no por el pueblo griego.

La cuarta sorpresa fue al igual que la segunda, inoportuna: A pesar de que los acreedores habían detenido el pago de los tramos de los préstamos a Grecia, el gobierno griego mantuvo el pago de sus obligaciones a los acreedores, vaciando las arcas públicas. Aunque el BCE dejó de proporcionar liquidez a los bancos griegos, en plena violación de sus artículos, cada uno podría predecir que si no utilizaron su derecho soberano para declarar la cesación de pagos y salir de la zona euro, su rendición era una cuestión de tiempo.

La quinta sorpresa no fue buena, fue la mejor: El 5 de julio, la inmensa mayoría del pueblo griego votó "NO" en el primer referéndum que se celebró en Grecia desde 1974, rechazando las propuestas de rescate de los acreedores. Para nombrar algunas de esas propuestas: aumentos en los impuestos indirectos, privatizaciones de activos públicos (puertos, aeropuertos, instalaciones de agua y de energía, etc.), nuevos recortes de gastos y una mayor liberalización del mercado de trabajo, lo que llevaría a mucho mayor desempleo que el nivel actual sin precedentes de un 27%. El pueblo griego dijo "NO", enviándole a toda Europa un mensaje claro de la resistencia a los chantajes de los acreedores.

La última sorpresa no era mala, era la peor: la capitulación completa e inequívoca de SYRIZA. El gobierno griego, una semana después del referéndum firmó un acuerdo de humillación, aceptando todos los términos que los acreedores exigieron: privatizaciones, nuevos impuestos, medidas de liberalización y un nuevo préstamo de 86 millones de euros. Euros que llevarán la deuda griega a nuevas alturas. Tengan en cuenta que en 2010, cuando comenzó nuestro "rescate", la deuda griega era de 299 millones de euros,lo que equivale al 115% del PIB y en 2016, cinco años después de la llamada de rescate,va a ser de 333 millones de euros, es decir el 192% del PIB. Este claro aumento dramático no es sólo una consecuencia de la reducción del PIB, ya que debido a las políticas de austeridad de la producción cayó hasta el 25%, es una consecuencia del incremento del PIB como número absoluto también. La claudicación del primer ministro griego, Alexis Tsipras, se aceleró aún más con las segundas elecciones a principios de este año, el 20 de septiembre. Además, con estas elecciones, un grupo líder de SYRIZA fue derrocado del gobierno, junto con el carácter de izquierda del partido.

A pesar de todas las crisis políticas sucesivas, la rendición incondicional y sumisión de SYRIZA a los dictados de los acreedores y banqueros era totalmente predecible, principalmente por dos razones. La primera razón es que SYRIZA nunca abrió la discusión sobre la UE ni sobre el carácter de la Euro Zona. Durante años SYRIZA estaba cultivando ilusiones sobre la naturaleza de la UE, dejar que la gente crea que es posible lograr cambios radicales y progresistas, al participar en la Euro Zona y la UE. La segunda razón es que SYRIZA nunca preparó al pueblo sobre la necesidad de un reinicio político, a través de una Asamblea Constituyente. En mi opinión, estas dos metas -chocar con la Euro Zona y la UE y convocar la Asamblea Constituyente- son condiciones estrictas y garantías para los cambios radicales sociales necesarios.

Acerca de la primera: La moneda común europea viene de un exclusivo concepto alemán de mendicidad. La crisis soberana de la periferia de la zona euro (Grecia, Irlanda, Portugal, Chipre) era una expresión de su incapacidad para devaluar sus monedas, lo que estaban haciendo cada 10 o 15 años durante todo el período de la posguerra. Su colapso esperado llegó debido a la competencia con Alemania, teniendo como única alternativa la continua reducción de los salarios y las pensiones, una solución que se mostró incapaz de garantizar una salida de la crisis. Por ejemplo, en Grecia, en los últimos 5 años, los salarios se han reducido en promedio en un 40% debido a las medidas de austeridad impuestas por los acreedores y los respectivos gobiernos, pero la crisis aún persiste.

Al mismo tiempo, la UE ha descartado cualquier posibilidad de aplicar la política redistributiva. Por ejemplo, el Pacto Fiscal (2012), define el déficit público como ilegal, mientras que cada gobierno que presenta déficit presupuestario será penalizado. Sin embargo, todos sabemos que los presupuestos equilibrados significan recortes en sanidad, educación y del gasto en medio ambiente. Así, la participación de la UE equivale a un ajuste estructural permanente. Su objetivo es acabar con la llamada "exención Europea" de capitalismo global, a saber, los altos gastos públicos, las universidades y los hospitales públicos, las vacaciones pagadas y el mercado laboral relativamente regulado.

Los chantajes brutales de la UE han eliminado cualquier resto de ilusiones acerca de la aplicabilidad de los cambios progresivos, por lo que hace inevitable el choque con la UE.

El propósito del gobierno de SYRIZA era fácilmente predecible, también, debido a su falta de voluntad para adoptar la demanda de Asamblea Constituyente. De esta manera, SYRIZA envió un mensaje claro a la oligarquía griega, que no van a dudar de la continuación de este estado de cosas. La demanda de una asamblea constituyente en Grecia tiene una gravedad especial en los últimos años, debido al déficit democrático, causado por el estado de emergencia de endeudamiento. El Memorándum de Entendimiento, como los llamados programas de austeridad, violan la Constitución y los acuerdos internacionales y en la mayoría de los casos están siendo votados en cinco o diez horas. Los diputados del Parlamento griego no tienen ni el derecho a leer ni interpretar las leyes. Por otra parte, se ha convertido en una práctica común, cientos o incluso miles de páginas de leyes entran en el Parlamento griego en la mañana y salen votados por la noche.

En resumen, en Grecia, una Asamblea Constituyente tiene la obligación de capitalizar la demanda de los pueblos por la restauración y ampliación de la democracia, algo que va a garantizar un nuevo régimen, sin la esclavitud de la deuda o cualquier tipo de explotación. 

Un texto Leonidas Vatikiotis. Economista y periodista griego. Desde 2010 enseña política económica en la Universidad libre de Varna en Chipre. Es uno de los autores de los documentales sobre la crisis griega “Debtocracy” y "Catastroika" y ha publicado varios libros sobre economía internacional.

Azpijoko ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario