domingo, 11 de octubre de 2015

PODEMOS: UNA MARCA "FUNCIONAL" AL RÉGIMEN ESPAÑOL

Podemos,

Una novedosa organización política se ha hecho visible en el panorama político español. Evita denominarse a sí misma partido y acude al término “marca” o “etiqueta”, tan propia de los supermercados.

Fundada en enero de 2014, la Marca Podemos se considera la continuación de una expresión de descontento social ocurrida el 15 de mayo de 2011 en la cual infinidad de ciudadanos protestaron contra el orden imperante en España, ese día se establecieron campamentos asamblearios en muchas ciudades del país y a partir de allí se crearon unas redes o grupos de trabajo que confluyeron en la nueva formación política a comienzos de 2014. Su ideario político puede verse en http://podemos.info/ y su contenido se diferencia muy poco de cualquier organización progresista o de izquierda, aunque su énfasis se centra en obtener mayorías electorales, es decir, los resultados en las urnas son el eje de su actividad política.

Las elecciones al Parlamento europeo y las pasadas elecciones municipales del 24 de mayo en 13 de las 17 comunidades autónomas le otorgaron a Podemos un importante resultado, convirtiéndose en un actor estelar en las próximas elecciones generales del 20 de diciembre.

Más que sus líneas programáticas han sido sus actos los que han ido colocando a esta organización en determinada posición en el espectro político español. Un escenario ideal para hacer conocer su ideario político real han sido los programas televisivos “Fort Apache” y “La Tuerka”, en los que han expresado sin lugar a equívocos sus posiciones políticas en torno a temas cruciales de la sociedad española como la monarquía y su absoluto distanciamiento de la izquierda como referente filosófico y político.

Podemos: ni de izquierda, ni revolucionaria, ni rebelde, ni unitaria, ni republicana… ¿acaso reformista o qué?

Podemos, ni de izquierda ni revolucionaria

El programa de opinión La Tuerka, publicado en Youtube el 6/2/2015 [1], dirigido por el profesor Juan Carlos Monedero uno de los fundadores de Podemos, se tituló “Cuando despertó la izquierda ya no estaba ahí”, se expresan las críticas que Podemos hace a la izquierda. Parten de poner en el mismo saco de la izquierda al comunismo, al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y a Felipe González, al socialismo real con los gulags y Ceausescu, a la Acción Democrática de Venezuela, es decir, que al interior de esta corriente de pensamiento han estado tal cantidad de partidos y personajes que han hecho lo contrario de lo que pregonaban, lo que la ha convertido en un referente tan lleno de errores que no vale la pena asumirlo.

Aunque no deja de reconocer que hubo una izquierda heroica: la que sacó del feudalismo a Rusia y China, la que dio dignidad a América Latina por medio de la Revolución Cubana, la que resistió la dictadura franquista, etc.

Desde el punto de vista doctrinal Monedero sostiene que la izquierda tiene errores de concepción en su corpus al pretender nacionalizar los medios de producción porque generaban burocracia; a la hora de gestionar la sociedad porque cayó en el paternalismo y no respetó la ecología; y por último perdió la batalla ideológica pues el sentido común de izquierda fue derrotado por la mentalidad consumista e individualista, el querer ser empresario de uno mismo. (Minuto 55:20)

En una entrevista televisada en un medio colombiano (Canal Capital: programa Primer Café), publicado en Youtube el 04/06/2015 [2], el mismo Monedero, banaliza lo que significa ser de izquierda con dos chistes: “le preguntan a un militante de izquierda que si tuviera dos aviones, qué haría, responde, uno para el partido y uno para mí…si tuvieras dos Ferraris, le vuelven a preguntar, responde, una para el partido y el otro para mi…y si tuvieras dos gallinas, él se queda pensando, ante la duda le cuestionan y responde, es que las gallinas sí que las tengo”. Enseguida cuenta otro: “están dos soldados, uno soviético y otro polaco luchando contra los nazis en la Segunda Guerra, en el fragor del combate aparece un tesoro y le dice el soviético al polaco, vamos a repartir este tesoro como comunistas, y el otro le contesta, oye ¿no podríamos hacerlo a partes iguales?”. (Minuto 28:30 de la entrevista)

Pero la mejor posición frente a la izquierda la expuso el Secretario General de Podemos, Pablo Iglesias, en su programa de televisión Fort Apache, dedicado a la Crisis del Partido Popular, publicado el 11/7/2015 [3]. Preguntado sobre la posibilidad de un amplio frente de izquierdas para ganar las elecciones generales, planteó que:
“…después de que te cortejan no sabes decir que no, pero no es arrogancia sino cuestión de lógica política. En España hay mucha gente de izquierda que de buena fe piensan que…un Frente de izquierdas puede ganar…porque es una cosa muy bonita…eso que es un deseo noble no funciona electoralmente y la prueba es Podemos. Podemos lleva dos años haciendo lo que la izquierda no hubiera hecho, y con la izquierda diciéndoles lo estáis haciendo mal…y el peso electoral hace que todo el mundo entre en razón. Entonces si…pensáramos que llamándonos…“Podemos todos juntos”…eso sirve para tener más votos seríamos idiotas…lo que tenemos claro es que hay que presentarse de la manera más eficaz en términos electorales y ahí es donde pensamos que la marca Podemos, que la identidad Podemos, precisamente porque ha sabido tomar distancia de identidades políticas que respetamos mucho pero que no funcionan como tal, no sirven, por eso nosotros abrimos la mano a toda la gente que quiere venir, pero quien quiera traer su mochila de yo vengo aquí, yo represento a la izquierda, es que además lo dicen abiertamente quiero un frente de izquierdas…y yo les digo ¿de verdad tú quieres ligar conmigo diciendo que hay que hacer un frente de izquierdas? Si es que…hemos venido diciendo que eso no puede cambiar políticamente el país, que hay que utilizar otras claves y a eso responde nuestra estrategia diciendo la Marca tiene que funcionar. ¿Cuáles son los lugares donde yo vería adecuado agregar un guión y otra cosa? Cataluña, el País Vasco y eventualmente Galicia y por su puesto País Valenciá y Baleares, porque somos una fuerza política plurinacional…y estos acuerdos pueden ser eficaces electoralmente”. (Minuto 39:00 a 41:10)
En general proponen cambiar el eje izquierda-derecha por el de los de arriba y los de abajo; hablan de la “gente”, de las mayorías electorales, etc.

Vista esta argumentación vale la pena hacer algunas precisiones.

1.- La izquierda como horizonte político representa la lucha contra la desigualdad, la injusticia y la democracia. Por lo menos en occidente hace parte de la cultura política de quienes luchan por el poder. Que partidos y líderes hayan tomado su nombre y terminen en la derecha es algo inevitable. El partido de Hitler se llamaba Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, el partido de la derecha española se llama Partido Popular (PP), la oposición de derecha en Venezuela se autodenomina Voluntad Popular. Es decir, la apelación al socialismo, a lo obrero, a lo popular, no es patrimonio sólo de la izquierda y menos aún conceptos como liberación, nación, patria, los cuales han sido utilizados indistintamente por las diferentes posiciones políticas.

2.- Podemos confunde el comunismo con izquierda. Se puede ser de izquierda sin ser comunista, pero ellos hablan de errores en el corpus de la izquierda.

Acorde a la concepción comunista la nacionalización o socialización o estatización de los medios de producción se previó como necesaria en un período de transición en el que el proletariado debía imponer su poder sobre la burguesía, mostró su eficacia en la Segunda Guerra Mundial, la estricta disciplina y planificación socialista venció a los nazis y le “salvó los muebles” a los capitalismos occidentales; planificación comunista es indivisible del triunfo sobre la barbarie fascista.

Los errores en la gestión de la sociedad y la derrota ideológica de los valores comunistas respecto a los individualistas, se debió a que el referente del comunismo en el mundo, la URSS, adoptó “la transición pacífica al socialismo” como política internacional, es decir, la promoción de las revoluciones en el mundo se redujo a esperar a que el capitalismo cayera como resultado de su propia crisis; olvidaron que la lucha de clases es el motor de la historia, cosa que no hicieron las metrópolis capitalistas quienes siguieron invadiendo y expoliando pueblos a diestra y siniestra; fue la lucha de clases, el conflicto por la consecución de máximos beneficios con el mínimo de inversión social o ambiental lo que impulsó el avance productivo de las “democracias occidentales”, mientras que los regímenes del socialismo real no adaptaron sus relaciones sociales internas y externas a las nuevas realidades, a los nuevos escenarios en los que la lucha seguía teniendo protagonismo, sin por ello dejar de reconocer la enorme solidaridad que del mundo socialista emanó a Cuba, a Vietnam, a África, etc.

3.- Los dos chistes del profesor Monedero para “ejemplificar” a la izquierda, son muy “acertados”. Los partidos socialistas de la Segunda Internacional tuvieron una importante representación parlamentaria resultado de su capacidad electoral, veamos el panorama en 1912: Partido Socialdemócrata Alemán: 4’200.000 votos (primera fuerza electoral), Partido Socialista Francés 1’400.000 votos, Partido Socialista de Austria 1’000.000 votos, Partido Socialdemócrata Ruso 800.000 votos. Al interior de la II Internacional se libró un debate crucial: el de si apoyar o no las aventuras imperialistas de las respectivas burguesías de cada partido nacional, en vísperas de la Primera Guerra Mundial. Lenin fue claro en el sentido de que los socialistas no tenían la fuerza suficiente como para generar un movimiento social capaz de obstaculizar la conflagración, pero lo que por lo menos pedía el dirigente ruso era que los diputados socialistas no votaran los presupuestos de guerra en sus respectivos parlamentos nacionales. Excepción hecha de Rusia y Serbia, todos los partidos de la II Internacional apoyaron a sus respectivas burguesías. En últimas los obreros defendieron las conquistas materiales que traían consigo las colonias, los mercados de ultramar, etc., y estuvieron dispuestos a participar en la “Unión Sagrada” para conservarlas [4]. Se hundió la II Internacional. Estos partidos de izquierda regalaron sus dos gallinas a la burguesía.

Pero hubo comunistas que luego de la Primera Guerra Mundial promovieron insurrecciones en Alemania, Italia y Hungría; similar hicieron los comunistas españoles en la guerra civil al defender la República con las armas y ni hablar de los franceses, italianos y griegos en la resistencia contra los nazis en la 2ª GM; todos ellos regalaron sus dos gallinas y su propia vida al partido y a la causa del socialismo. El hombre de izquierda del chiste probablemente sea el europeo promedio de hoy que no quiere renunciar al estado de bienestar y quizás poco le importa que estén invadiendo Libia o Siria, con tal de que haya gasolina barata para su coche.

El otro chiste, el del soldado soviético y polaco, da entender que el soviético le entregaría el tesoro al partido. En una situación de guerra, en la que la URSS puso 20 millones de muertos, de 60 que costó la guerra, la confianza en el partido como guía para expulsar al invasor nazi fue ciega: luchando como un solo bloque se ganan las guerras.

4.- Podemos no lucha por la revolución, entendida como el cambio radical de estructuras o el advenimiento nuevas clases al poder. Hablan de un cambio social a partir de mayorías electorales: todos los partidos dicen lo mismo.

Podemos, no es rebelde

Posterior al 15-M en el 2011 se realizaron en España dos Huelgas generales. La una el 29 de marzo de 2012 y la otra el 14 de noviembre del mismo año. Poca participación de los protagonistas del 15-M, por lo menos en la comunidad valenciana. En los textos programáticos de Podemos las palabras lucha, movilización callejera, poder popular, nueva sociedad, son escasas. Uno de sus lineamientos esenciales lo constituye la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero el Considerando tercero que habla del derecho a la rebelión no se menciona. (Artículo I, Código Ético. Puede encontrarse en http://podemos.info/).

Pero donde sí quedó plasmada la animadversión a la “gente” movilizada en las calles desafiando el estatus imperante es en un reciente artículo de Monedero a propósito de la condena a Leopoldo López el opositor venezolano. En su escrito titulado “ Nunca obedecieron leyes los golpistas: Venezuela y Leopoldo López” compara la oposición venezolana con la kale borroka (nombre que se le da a las manifestaciones callejeras en el País Vasco), veamos cómo describe a ésta última:

“Somos muy sensibles a todo lo que tenga que ver con el terrorismo. Uno de los asuntos que más nos preocupó después de los coches bomba y los tiros en la nuca fue la llamada “kale borroka”, la lucha callejera, que convertía nuestras ciudades en batallas campales con cientos de heridos, algún muerto y una sensación de miedo que suspendía la democracia” [5].

Que Monedero condene tajantemente las acciones de los comandos de ETA es respetable, pero que conecte la “lucha callejera” con el terrorismo, lo coloca al lado de lo más reaccionario de la derecha española. Es decir, la ciudadanía española, la gente, las mayorías electorales deben agachar la cabeza cuando los poderes de siempre constriñan sus libertades políticas de asociación, de huelga y de movilización…la alternativa será “las próximas elecciones”.

Podemos, no es unitaria

La Marca hace una crítica contundente al PP y al PSOE, y de la izquierda no quiere saber nada porque no da votos. A finales de julio ha hecho una consulta a su interior y mayoritariamente sus militantes han dicho NO a una posible colación electoral de cara a las elecciones generales, si bien aceptaron que se hiciese en las elecciones regionales con aquellas fuerzas que tengan el mismo ADN que Podemos, como Compromis en el País Valenciá [6]. En su texto “Principios políticos” (puede encontrarse en http://podemos.info/), página 12, hablando de las “candidaturas de unidad popular” sostienen que “Las candidaturas de unidad popular y ciudadana no buscan ubicarse en la izquierda del tablero sino ocupar la centralidad”. Nuevos actores del centro…¿existe el centro?

No obstante las conversaciones con Ahora en Común, una nueva fuerza política con vocación unitaria proveniente de Izquierda Unida, se mantienen, pero todo parece indicar que las dos fuerzas irán separadas a las generales.

Podemos, no es republicana

Si bien a mediados de 2014, recién asumió la corona Felipe VI, en el programa Fort Apache titulado “Monarquía o República ¿decide de la gente?” [7], Podemos cuestionó con cierta seriedad a la monarquía, un año después, en el mismo programa titulado “Nuevo rey, vieja monarquía” [8], el discurso de Pablo Iglesias fue más conciliador. Aceptó que la República había sido derrotada en 1939 y aseveró que “un debate de si monarquía o república le haría un gran bien a la corona”, sin ningún argumento lógico. Preguntado si era republicano o monárquico, contestó, soy demócrata (minuto 20:28 a 21:00). Posteriormente fue refutado por la incongruencia de su respuesta, pues un auténtico demócrata no puede compartir una institución tan antidemocrática como la monarquía (minuto 36:44)

Podemos, ¿reformista… o qué?

Ser reformista, luchar por reformas, es algo que hoy nadie cuestiona. La contradicción está en cómo se obtienen. Por su puesto que las elecciones y el legislador es un instrumento, pero no es el único. El pueblo organizado y movilizado en la lucha cotidiana modifica e incluso neutraliza aquellas normas que van contra sus intereses.

Qué pensar de un partido como Podemos que por principio no se reivindica de izquierda; rechaza la rebeldía callejera; no es unitaria, pues se erige como vanguardia ya que no hace coaliciones con nadie, la única mochila que se puede cargar es la de ellos; no cuestiona de fondo la monarquía; dice cuestionar radicalmente el poder financiero pero agacha la cabeza a la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI) al apoyar a Tsipras, el Primer ministro griego de izquierda que traicionó lo aprobado por su pueblo en un referéndum.

Lo que piensa uno es que Podemos es la mejor lotería que se ha ganado el establecimiento español, las élites, las castas, las clases dominantes, los de arriba, el régimen, para confundir a los de abajo y perpetuarse en el poder.

Notas:

[4] Reberioux, Madelaine. La crisis de la II Internacional y sus repercusiones en España  En: Contribuciones a la Historia del Partido Comunista de España. Ed. Fundación de Investigaciones Marxistas, Madrid, 2004, pg. 48, 50, 56, 57.
[5] Monedero, Juan Carlos. Nunca obedecieron leyes los golpistas: Venezuela y Leopoldo López . En: http://www.comiendotierra.es/

Un texto de Jaime Jiménez.

Azpijoko ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario