viernes, 28 de agosto de 2015

LOS 5 PRINCIPALES EFECTOS DE LA DEVALUACIÓN DEL YUAN CHINO

China, exportaciones,

1- China continuará como líder mundial indiscutible en exportaciones de bienes

Desde 2009, China viene abriendo una brecha cada vez mayor en el ranking de exportaciones por países frente a sus principales competidores internacionales. En el último ejercicio consignado con datos anuales, 2014, las mercancías exportadas por el gigante asiático ascendieron a 2,2 billones de dólares, frente a los 1,6 billones de Estados Unidos o 1,5 de Alemania. El abaratamiento de los bienes chinos que supone una devaluación del yuan frente al dólar permitirá mantener dicha tendencia e incluso acentuarla con casi total seguridad.

2- Estados Unidos y Europa abaratarán la factura de sus compras internacionales

La primera economía del mundo en volumen de importaciones -y con el peor saldo por cuenta corrriente en su balanza de pagos- es Estados Unidos. Su principal socio comercial es China, que absorbe en torno al 20% del total de la factura importadora estadounidense. La devaluación del yuan chino podría generar en consecuencia un ahorro anual de en torno a 50.000 millones de dólares en Estados Unidos y de hasta 20.000 millones de euros en la Zona euro.

3- Las ventas mundiales a China se resentirán por su encarecimiento


La devaluación del yuan frente a las divisas origina tanto un abaratamiento de los productos de China frente al exterior como un encarecimiento de los productos del resto del mundo frente a China. Por lo tanto, las exportaciones europeas, japonesas, orientales y americanas con destino a China o bien se estancarán o bien deberán reducir sus precios al objeto de mantener su competitividad en el primer mercado asiático.

4- La balanza comercial de la Zona euro reeditará números rojos frente a China

El saldo de “exportaciones menos importaciones” consignado en la Eurozona frente al espacio comercial de China seguirá anotando valores de déficit como consecuencia del proceso de devaluación del yuan chino, situándose en una cifra negativa de en torno a 100.000 millones de euros. Cabe recordar que esta circunstancia era inversa a principios de siglo, es decir, las exportaciones europeas al mercado chino superaban a las importaciones procedentes de dicho país; por consiguiente no existía déficit, sino superávit.

5- Las bolsas mundiales temblarán con cada nueva guerra de divisas

La manipulación de los tipos de cambio entre las divisas internacionales origina, tal y como se ha indicado en los puntos anteriores, el encarecimiento o abaratamiento de los productos y mercancías de las diferentes economías mundiales -Alemania, Brasil, Japón…- según sea el enfoque adoptado. En este nuevo lance de guerra de divisas que supone la devaluación del yuan chino, se vuelven a trastocar los equilibrios de costes y beneficios de las empresas que desarrollan su actividad en el mercado internacional, generando una merma de las expectativas sobre su evolución y las consiguientes pérdidas en su cotización bursátil.

Fuente del texto: El Captor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario