sábado, 9 de mayo de 2015

EL SEÑOR X Y LLOSA ATACAN AL PUEBLO VENEZOLANO

mister x, felipe gonzález,

¿Qué servicios pueden prestar a la contrarrevolución venezolana el señor X y su compadre Llosa?: el de la propaganda.
El que fue presidente de España y señalado como dirigente de la banda terrorista Gal, que no ha negado lo que se afirma en el libro “La CIA en España”, y el escribiente que declaró a la revista Ajo Blanco que la moneda española, la peseta, no valía para nada y prefería cobrar en moneda fuerte, se unen para continuar asestando golpes al poder del pueblo en Venezuela.
El amigo íntimo, el tal X, del que fue presidente venezolano durante el Caracazo, Carlos Andrés Pérez, que causó miles de muertos,miles de heridos y miles de desaparecidos por la represión, viene a defender el pasado de terror.
“Entre el 27 de febrero y el 6 de marzo de 1989, el Ejército y la policía usaron 4 millones de balas para reprimir al pueblo que empobrecido y hambriento salió a las calles para reclamar sus derechos. A esta masacre se la conoce como El Caracazo”.

Entré a Fuerte Tiuna y me tocó verlo en guerra. Fui a buscar gasolina con un compadre que era coronel. Me senté en su oficina y veo en el televisor aquel desastre. Salgo al patio, los soldados corriendo y unos oficiales mandando formación y a buscar fusiles. Y le digo: “Mi coronel ¿qué van a hacer ustedes?. “¡Ay Chávez!, yo no se que va a pasar aquí. Pero la orden que llegó es quie todas las tropas salgan a la calle a parar al pueblo. ...”
Así describió el comandante Hugo Chávez lo que vio aquel 27 de febrero de 1989”.
Pero Llosa no se queda atrás: en un ensayo del escritor Herbert Morote, también peruano, que ganó el Premio Irún, se recordaba el desprecio que sentía el compañero del señalado como jefe del Gal, el llamado señor X, por el pueblo llano, los indígenas. Perteneciente a un sector elitista de Perú, Llosa repite, y repiten los dos como un solo loro, los odios de su clase a quienes procuran la justicia social para cambiar el mundo.
El periódico El País ha hecho entrega a éstos dos cabecillas de la reacción, el premio Ortega y Gasset para Teodoro Petkoff, otro como ellos en Venezuela.
El País no menciona siquiera a Raif Badawi, activista por los Derechos Humanos en Arabia Saudita, esa dictadura feudal que ha llevado la guerra al pueblo de Yemen; Raif Badawi ha sido condenado a 10 años de cárcel y mil latigazos por el régimen tiránico aliado de Israel y EEUU.
Un texto de Ramón Pedregal Casanova para Rebelión.
Azpijoko ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario