lunes, 20 de abril de 2015

COMUNICADO DE FIARE ANTE LAS DIFAMACIONES DE "VOZPÓPULI"

fiare, banca etica,

El pasado 12 de abril el diario Vozpópuli publicó un artículo en el que intentaba relacionar a Fiare Banca Ética con entornos abertzales por tener como socios a ayuntamientos de Bildu y ser "el banco de referencia de Podemos". Ante tal difamación, Fiare publica este comunicado. Segundo Sanz en Vozpópuli. 12 de abril: "No practica desahucios, pero tiene entre sus clientes a quienes brindaron en honor de los presos etarras, artífices de violaciones de derechos humanos. Fiare Banca Ética, la entidad de referencia de Podemos, cuenta entre sus socios con ayuntamientos gobernados por Bildu". 

En relación a algunos artículos escritos en medios de comunicación recientemente, que hacen referencia a la relación entre Fiare Banca Ética y distintos partidos políticos e instituciones públicas, nos parece importante en este momento aclarar, a partir de los principios que han guiado la creación y consolidación del proyecto Fiare Banca Ética, las razones que explican tanto los límites que establecemos, como las relaciones que aceptamos y fomentamos, al entender que responden de forma coherente a dichos principios.

En primer lugar, queremos exponer que entendemos sin ninguna reserva el derecho de cualquier medio de comunicación a analizar con rigor nuestras relaciones en la esfera política, y en particular con los partidos políticos y las instituciones públicas. En la medida en que esas relaciones las planteamos en todo momento desde la transparencia, no existe ninguna reserva a que sean analizadas y comunicadas y estamos asimismo disponibles para ofrecer las explicaciones que se nos requieran. En este sentido, merece la pena resaltar que la historia (también la reciente), está llena de casos de relaciones entre el mundo financiero y la política, que solo han podido conocerse tras largas y complejas investigaciones realizadas por periodistas, jueces y otros agentes sociales, y es reivindicación histórica de Fiare Banca Ética que dichas relaciones estén caracterizadas, en este nuevo modelo de hacer banca que reivindicamos, por la mayor transparencia y un compromiso sin reservas de rendir cuentas a la sociedad de sus contenidos y repercusiones.

Quiénes construimos Fiare Banca Ética



Fiare Banca Ética nace de la unión de dos proyectos basados en las finanzas éticas: Banca Popolare Ética, un banco cooperativo que trabaja en Italia desde el 1999 y Fiare, que opera en España desde el 2005. Ambos quieren ser una herramienta al servicio de la transformación social a través de la financiación de proyectos de la economía social y solidaria y la promoción de una nueva cultura de la intermediación financiera que se asiente sobre los principios de transparencia, participación, democracia y el reconocimiento del crédito como derecho. Gracias al ahorro depositado por miles de personas y organizaciones, Fiare Banca Ética apoya a muchas organizaciones que trabajan por el bienestar social, en espacios tan diversos como la lucha contra la exclusión, el medio ambiente, la agricultura de proximidad, la cooperación internacional, la animación sociocultural o el comercio justo. Estos datos son públicos y pueden verificarse, ya que Fiare Banca Ética es de los pocos bancos en el mundo que publica en su web información de todas las operaciones de financiación realizadas.

Nuestra naturaleza organizacional, es la de una entidad con una amplia base social: un banco cooperativo, con más de 36.000 personas y organizaciones socias que garantiza la gestión democrática y el compromiso ético con la participación de las personas socias bajo el principio de “una persona, un voto”. Estas decenas de miles de "propietarios" de Fiare Banca Ética participan activamente en el gobierno de nuestra institución. Son las personas socias, organizadas en más de 90 grupos territoriales, que de forma voluntaria, se encargan de garantizar la proximidad de Fiare Banca Ética al territorio y a las necesidades de las comunidades locales. Esta estructura y modelo de gobierno nos permite mantenernos como un banco independiente, no sujeto al control de partidos políticos, o de los grandes grupos económicos y financieros.

Las relaciones con la esfera política en Fiare Banca Ética

Desde siempre, Fiare Banca Ética busca la colaboración con las instituciones de las diferentes administraciones públicas que, a niveles locales, regionales y nacionales estén interesadas en desarrollar vías para las finanzas éticas. Tenemos cerca de 400 ayuntamientos que son socios de la cooperativa, y con ellos intentamos encontrar vías de colaboración que sirvan para orientar las finanzas hacia el bien común y vayan consolidando otra manera de entender las relaciones en la esfera económica. Muchas de estas instituciones públicas vienen colaborando desde el comienzo del proyecto Fiare Banca Ética, y en muchos casos a lo largo de legislaturas en las que las responsabilidades de gobierno han ido cambiando. Cabe resaltar asimismo un amplio número de mociones de apoyo a la banca ética y a Fiare Banca Ética en particular, aprobadas por unanimidad o muy amplias mayorías con los votos favorables de prácticamente todos los partidos del espectro político en España.

La búsqueda de esta colaboración no impide que, en nuestra relación con los partidos políticos, excluyamos de forma explícita tanto la financiación como la posibilidad de suscribir capital social. Fiare Banca Ética no apoya a ningún partido o movimiento político, pero esto no quiere decir que no busquemos la implicación de aquellas instituciones locales que quieran comprometerse, como parte de sus actividades, en el desarrollo de circuitos de intermediación financiera coherentes con nuestros objetivos. De la misma manera, valoramos como una buena señal la elección de algunos partidos políticos de abrir cuentas corrientes en Fiare Banca Etica. Son decisiones que muestran que también en este espacio se ha empezado una reflexión sobre las finanzas y las relaciones que deben mantenerse entre los partidos y las entidades financieras. Las mismas finanzas que, recordemos, son la primera causa de la crisis económica y financiera que ha significado para millones de personas en todo el país una reducción de calidad de vida y de los recursos necesarios para garantizar la justicia social.

Pensamos que la decisión de algunos movimientos y partidos políticos de optar por las finanzas éticas es una opción coherente si lo que se busca con ello es la transformación de la sociedad, y esperamos que marque un camino en el que cada vez más fuerzas políticas quieran utilizar su propio dinero de manera responsable, como una opción de naturaleza pre-partidaria, aunque con un contenido nítidamente político. No podemos olvidar que las fuerzas políticas tienen la capacidad (y, por lo tanto, la responsabilidad) de cambiar las reglas de un sistema financiero que nos ha arrastrado a esta crisis y llevarlo a ser una herramienta al servicio de la economía real, las empresas y los hogares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario