viernes, 6 de febrero de 2015

RESEÑA DE "PALESTINA, UNA HISTORIA MODERNA", DE A. W. KAYYALI

palestina una historia moderna,

Abdel Wahab Kayyali, palestino, escribió este libro desde su exilio en Beirut. La primera edición en árabe fue publicada en el año 1970 desde la asociación creada por él mismo, en el año 1969, la Fundación Árabe de Estudios y Publicaciones, en árabe المؤسسة العربية للدراسات والنش. La primera versión en inglés fue hecha en 1978. 

Fue miembro del panarabista Frente de Liberación Árabe y del Comité Ejecutivo de la OLP. Fue asesinado en su oficina de la Fundación en 1981.

Estudió en Londres y ello le permitió acceder a los archivos del Ministerio de Asuntos Exteriores británico y a los de organizaciones sionistas radicadas en el Reino Unido.

El libro ‘Palestina, una historia moderna’ es el desarrollo de su tesis doctoral ‘Reacciones árabes palestinas al sionismo y al Mandato Británico 1917-1939’.

El texto de Kayyali recoge en sus páginas los informes reservados de las autoridades coloniales británicas a sus superiores gubernamentales (algunas veces cada párrafo es la síntesis informativa de un mes) acotadas por numerosas contribuciones documentales de protagonistas palestinos y sionistas. Informes donde se comprueba la política y colusión del Imperio británico y del movimiento sionista de apoderarse de Palestina, forjar allí un Estado judío, baluarte de Occidente en el estratégico camino de la India, cercano a la península de Sinaí y Suez. Esa política se vio reforzada en tanto se descubrieron los yacimientos de petróleo para ‘proteger’ los intereses británicos y controlar a los pueblos de la zona. Pero no es sólo un planteamiento económico, es la narración del desarrollo de una ideología supremacista y racista, la sionista, en el espacio de Palestina contra sus habitantes.

Este libro empieza con el porqué del cambio de una inmigración mesiánica judía, puntual, del siglo XIX a un proceso sionista de colonización y destrucción de los habitantes y pueblo originario y desprecio a los judíos orientales, que vivían como uno más dentro de las diferentes religiones en la zona. Se detiene en 1939, pero todos los ítems de la ocupación actual de lo que queda de la Palestina histórica están recogidos en el texto de Kayyali y eso es lo que hace más revelador y actual la obra. Y de necesaria lectura.

Una obra que tendría que haber sido traducida y divulgada para conocimiento de tanto comentario en los medios que se quedan en el último suceso sin atender al proceso de colonización y eliminación dictada por la ideología supremacista sionista.

Todos los ítem de la colonización están documentados en el libro: favorecer la inmigración judía para legitimar la ‘protección’ británica frente, primero, a los otomanos y tener una base humana de apoyo a sus intereses imperiales; una ideología sionista nacida del fracaso modernizador europeo donde la ciudadanía estuviera por encima de estados identitarios, que ocasionó y ocasiona la existencia de grupos o nacionalidades que reclamen esta condición sobre el de ciudadano pleno de igualdad de derechos. El maltrato y la persecución de los judíos y la aceptación de parte de éstos a esa clave identitaria motiva el plan estratégico sionista de conformar un Estado (se decidió que fuera en Palestina y se rechazaron otros lugares) para los judíos; una estrategia sionista supremacista y racista que no buscaba la integración sino el desplazamiento de los habitantes originarios, los palestinos, cristianos y musulmanes. Es revelador que desde el principio la directriz era ocupar espacio, con la compra de tierras, y dar trabajo sólo a judíos, expulsando a los campesinos y desplazando a los palestinos y desde siempre con aceptación inglesa de esa discriminación (¡).

Por último, el libro señala la perspicacia desde el principio de los palestinos de los propósitos sionistas: “Si las personas honestas no vienen al recate de los palestinos (…) su suerte será similar a la de los indios americanos. El sionismo es un Estado dentro del Estado otomano y pone en peligro la existencia misma de los árabes de Palestina” (Falastin, 29 de marzo de 1914). Esta cita recogida por Kayyali es indicativa de que el enfrentamiento entre colonizadores y posibles colonizados era inevitable desde el principio y que los palestinos, la población originaria, desde el comienzo de la colonización ya se revelaron: La historia de la lucha de los palestinos por su supervivencia, arrastrando muertos, presos y deportación y penurias mil, no comienza con la declaración de independencia israelí de 1948 o del plan de partición de las Naciones Unidas, del año 1947.

Y siempre la complicidad inglesa, explicitada por la Declaración Balfour de dar a los judíos, sin contar con la opinión de los colonizados árabes palestinos y a su costa, un ‘Hogar Nacional Judio’, ratificado poco después, por esa política imperialista que supuso el Mandato Británico tras el desmembramiento otomano y la traición a las aspiraciones panarabistas. Política continuada posteriormente de forma imbricada por los Estados Unidos a resultas del lobby sionista.

Kayyali, de forma perseverante y minuciosa, con esa documentación citada al comienzo, reconstruye esa historia planificada de destrucción de Palestina y su pueblo. Y también, el porqué de cómo las diferencias de clase (en sentido marxista) hace que ingleses (y sionistas) atrapen a la clase pudiente palestina y atemperen con los líderes religiosos o con los gobernantes ‘protegidos’ árabes de la zona para que, con palo y zanahoria, consideren mejor mantener su estatus declinante que rebelarse contra el expolio de primero campesinos, obreros y poco a poco, como queso de gruyere, intentar deshacerse del pueblo palestino, hasta hoy. Ya en los años 30 hay planes de cantonización, de división con un reparto siempre ventajoso para los sionistas y eliminación de una posible Palestina. Sin concesiones. Una y otra vez, los palestinos planteaban un Estado único, con iguales derechos para sus habitantes, incluidos los recién llegados, siempre rechazado por los dirigentes sionistas.

Un libro que documenta argumentalmente todos esos pasos y que explica la continuidad sionista en las décadas posteriores.

Por último, señalar que este libro ha sido posible por el esfuerzo de una gran (y pequeña) editorial Bósforo Libros que ha permitido aflorar un clásico imprescindible para conocer la historia y de cómo se escribe la historia. Y gracias a la aventura exitosa de una campaña de microfinanciación colectiva hecha a través de la plataforma namlebee.com, con la apuesta por este proyecto del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe.


Un texto de Santiago González Vallejo para Rebelión.

Azpijoko ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario