martes, 17 de febrero de 2015

MARINEROS DE LA ARMADA ESTADOUNIDENSE SUFREN GRAVES DEFORMACIONES TRAS EXPONERSE EN FUKUSHIMA

operación tomodachi, fukushima,

La llamada "Operación Tomodachi" fue una operación de las Fuerzas de la Armada Norteamericana para apoyar a Japón en las operaciones de socorro tras el terremoto y posterior tsunami de 2011.  En la operación participaron más de 24.000 soldados estadounidenses, 189 aviones y 24 buques de guerra.  Muchos de aquellos hombres y mujeres que participaron en la operación sufren hoy misteriosos problemas de salud.  

Es el caso de Ron Wright, de 24 años de edad y que se unió a la Armada en el año 2010.  Wright formaba parte de la tripulación del portaaviones Ronald Reagan y aquella fue su primera misión en el extranjero a bordo de un portaaviones.  "Siempre nos dijeron que estábamos a salvo", dice Wright.   Un mes más después de comenzar la operación Wright comenzó a sentir un dolor insoportable en sus testículos, que se hincharon como pelotas de tenis.  Desde entonces tan solo recibe un tratamiento basado en analgésicos.  Wright confiesa que "en un momento concreto le pregunté al médico si mi dolencia podría tener alguna relación con mi exposición a la radiación en Fukushima.  El médico me miró con dureza y me contestó un escueto no".  Cuatro años y siete operaciones después, Wright sigue sin poder regresar al servicio activo.

La suboficial Leticia Morales era responsable de la cubierta de vuelo en el portaviones Ronald Reagan.  En mayo de 2013 comenzó a sentir mareos y su brazo y su mano derechos se hincharon enormemente.  Desde entonces, Morales ha pasado por las consultas de oncólogos, radiólogos, cardiólogos, especialistas renales, gastrointestinales y otros consultorios médicos.  En la visita al endocrino éste le preguntó si había estado en el Ronald Reagan.  Morales le contestó que sí y le preguntó porqué se lo preguntaba.  Fue entonces cuando el médico le dijo que había extirpado seis glándulas tiroideas en los últimos meses, todas a marineros del Ronald Reagan.  

Morales recuerda cómo comenzó a experimentar un extraño sabor metálico en la boca mientras navegaban por la costa de Fukushima. Otros marineros también lo notaron y fue entonces cuando comenzaron a preocuparse.  Morales cree que en fue en ese momento cuando estaban navegando a través de la nube de radiación que Fukushima envió sobre el Pacífico.  En el año 2013, los médicos encontraron un tumor en su hígado.  En 2014 le detectaron un tumor maligno en su glándula tiroides.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario