lunes, 5 de enero de 2015

2014, AÑO DE LA RECUPPERACIÓN Y DEL FINAL DE LA CRISIS

peperos, mierda,

Según Rajoy en la rueda de prensa de valoración del 2014 la crisis ya es historia, el balance económico del año es positivo y el próximo 2015 será el año del despegue de la economía española.


Este argumentario lleva semanas repitiéndose hasta la saciedad a través de la máquina de propaganda del ejecutivo y de los medios de comunicación afines al régimen. En este sentido Rajoy afirmaba “hay crecimiento sostenido y estable, creación de empleo y mejora del nivel de bienestar de los ciudadanos”. Nada más lejos de la realidad.

El Estado español se ha convertido en el país desarrollado donde más han crecido las desigualdades. La continua pérdida de poder adquisitivo de los salarios (1), es decir, la disminución de los ingresos de las familias, y, sobre todo, la pérdida misma del empleo son según el último informe de la Organización Mundial del Trabajo (OIT) (2) los principales factores de este aumento de las desigualdades. Así mismo España es el tercer país de Europa con más trabajadores pobres con un 13% (3) según la Fundación Primero de Mayo. En este sentido las últimas reformas y normativas laborales aprobadas están potenciando un nuevo modelo de mercado de trabajo donde la precariedad se vende como el mal menor frente el paro o el exilio económico. Un modelo donde se generaliza la precarización de las nuevas contrataciones, donde se degradan cada vez más las condiciones laborales y dónde aumenta la individualización de las relaciones laborales y la consecuente devaluación de la negociación colectiva.


No hay que olvidar tampoco los más de 5’4 millones de personas paradas (23,7%) según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), con menos afiliados a la Seguridad Social que en el 2011 y con una tasa de cobertura del sistema de protección social del 57’3%, lo que supone 10 puntos menos que cuando Rajoy ganó las últimas elecciones generales o lo que es el mismo, que más de 2 millones de personas no cobran ninguna prestación por desempleo y que cada vez más se generalicen subsidios por debajo del umbral de la pobreza de no más de 426 € para personas paradas de larga duración o ni esto.

Estos factores más el continuo desmantelamiento de los servicios públicos esenciales como la sanidad, la educación y los servicios sociales han hecho que aumente la pobreza. La tasa Arope establece que la exclusión social ha pasado de ser del 24,7% en 2009 al 27,3% en 2013. Cáritas indica en uno de sus informes que el Estado español es el segundo país de la Unión Europea (UE) con el mayor índice de pobreza infantil sólo superado por Rumanía. Así mismo, el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestra que continúa el drama de los desahucios los cuales han aumentado en un 10,5% el tercer trimestre de 2014 respecto al mismo periodo del año anterior, un aumento que afecta en gran medida a los domicilios habituales.

Entonces, ¿a quién se refiere Rajoy cuando dice que hay una mejora del bienestar de los ciudadanos? Esta afirmación debe a aludir a los ciudadanos y ciudadanas para los cuales realmente gobierna el presidente y su equipo puesto que el beneficio neto de las empresas no financieras españolas aumentó en un 62,4% en los nueve primeros meses del año, en comparación al mismo periodo de 2013, según el Banco de España y un 11% respecto al sector financiero en el mismo periodo (4).

Estos datos confirman el continuo empobrecimiento de la mayoría de la población y la degradación acelerada de los derechos sociales y laborales de la misma. Todo ello como consecuencia de un sistema económico, político y social que favorece a una minoría en detrimento de la inmensa mayoría de la población.

Exclusión social, pobreza energética, paro, precariedad, exilio económico, malnutrición, desahucios, pobreza, desigualdad e injusticia, son realidades que ofrecen una visión más aproximada de la situación material de las clases populares y trabajadoras de todo el Estado español.

Finalmente Rajoy manifestó en su discurso "hoy me atrevo a decirlos que 2015 será un año mucho mejor que 2014". En esta afirmación sí que la acertó el presidente puesto que el 2015 echaremos a la mafia de todas sus poltronas en los Ayuntamientos, en los Parlamentos y en el Congreso mediante el relanzamiento de la movilización social (5) y participando masivamente en sus instituciones representativas para recuperarlas para la soberanía popular y no para el beneficio de unos pocos. Es por eso que es esencial trabajar por la unidad de acción en la calle y por la unidad por la ruptura democrática en las instituciones. 

Notas

(1) Al respeto las diferencias entre los que más cobran y los que menos ha aumentado un 20% desde el 2009.


(3) Personas que se encuentran bajo el umbral de la pobreza a pesar de tener un empleo asalariado y que tienen que aceptar cualquier empleo en cualquier condición como consecuencia de las necesidades básicas que tienen que cubrir.


(5) Las marchas de la dignidad y diferentes asambleas de parados ya trabajan en una convocatoria de huelga general para el 22 de octubre de 2015.

Un artículo de Jesús Gellida Albiol en Rebelión.

Azpijoko ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario