martes, 16 de diciembre de 2014

GUANTÁNAMO, EL HORROR Y OTRAS HISTORIAS DEL TERRORISMO DE ESTADO

Guantánamo

Hoy en el significativo « Día Universal de los Derechos Humanos », el mundo se despierta horrorizado por las torturas que han sufrido los detenidos en Guantánamo. Y es normal y lógico que ésa sea la reacción de todo ser humano « normal ».

Lo que hay que saber, en el mundo y en especial en Argentina, que esas torturas multiplicadas por miles de formas aun más brutales, más salvajes, más destructoras de la dignidad y de la vida del ser humano han sido aplicadas por los presidentes argentinos que nos gobernaron desde que comenzó el Terrorismo de Estado en Argentina. Obedeciendo a las directivas de los militares norteamericanos en la escuela de Panamá entre 1960, se decidió « El Plan cóndor » donde se formaron los militares de Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia, Paraguay y Brasil. Las directivas eran : ante cualquier forma de oposición a sus planes había que eliminar físicamente al individuo. En 1972, se lleva a cabo el primer acto de terrorismo de estado según estas directivas. Fusilando las semillas opositoras de una generación en la Masacre de Trelew, uno de los asesinos, el teniente Bravo, fue sacado inmediatamente del país, bajo la protección de los EEUU. Allí vive y trabaja para la CIA y en especial en Guantánamo. Todos los presidentes de EEUU entre 1972 y el día de hoy, lo han protegido a pesar de que la justicia argentina pida su extradición en varias oportunidades. En 1974, las « 3 AAA », en sus Partes de guerra decían : « Por decisión de los Comandos se resolvió ejecutar, aniquilar a aquellos individuos, cualquiera sea su nacionalidad, raza, credo o investidura que respondan a intereses apátridas, marxistas, masónicos, anticristianos o del judaísmo internacional sinárquico », hubo entre 2 000 y 3 000 personas que correspondían a esta descripción y que fueron asesinadas, antes de 1976.


En 1976 los generales argentinos que dirigieron el país para construir una Argentina que respetara los principios neoliberales de los aliados nacionales e internacionales llevaron adelante un golpe cívico-militar, para ello, decidieron exterminar una generación : lo dijo claramente el General de Brigada Ibérico Saint-Jean : « Nosotros vamos a matar a todos los subversivos, después a los colaboradores de ellos, después a sus simpatizantes, seguiremos con los indiferentes y terminaremos con los tímidos ». Y así lo hicieron, pero antes de matarlos o hacerlos desaparecer cometieron los delitos de actos de tortura y barbarie iguales y peores a los descritos actualmente en Guantánamo, apropiación de menores, delitos contra la integridad de personas con agresión sexual sistemática, violaron a personas de los dos sexos y de todas las edades, robaron los bienes personales de los secuestrados, los redujeron a trabajar para ellos como esclavos, destruyeron propiedades privadas, mataron en bandas organizadas, se podría con la lista de horrores y después los hicieron desaparecer en fosas comunes o tirándolos vivos al mar en los vuelos de la muerte.


Por eso, es necesario que la memoria colectiva del pueblo argentino se mantenga viva, presente, vigilante y alerta para que NUNCA MÁS, otros Guantánamos se repitan ni en Argentina, ni en el mundo.

Un artículo de Alicia Bonet-Krueger, presidenta del "colectgivo argentino para la Memoria" en Francia, para Rebelión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario