jueves, 27 de noviembre de 2014

LOS 7 "MEJORES" EUFEMISMOS ECONÓMICOS DEL GOBIERNO ESPAÑOL


La palabrería política ha dado vida a una interminable lista de palabrejas y expresiones rocambolescas que intentan maquillar el verdadero estado de nuestra economía o sus intenciones ocultas.

El uso de los eufemismos para esconder el verdadero panorama de la economía actual se ha convertido en algo habitual en nuestros gobernantes. El “arte” de la palabrería política ha dado vida a una interminable lista de palabrejas y expresiones rocambolescas que intentan maquillar (con muy mal gusto) el verdadero estado de nuestra economía o sus intenciones ocultas. Pero como uno de los principales fines de El Salmón Contracorriente es traducir el mundo económico a un lenguaje comprensible, acabamos de fundar La Real Academia del Salmón (la RAS). Empezamos con este singular listado de eufemismos:

- 1º Reformas estructurales: Dicho así parece que estemos aislando las ventanas de nuestra sociedad para que estemos todos más calentitos y ahorremos en energía o cambiando el viejo y rayado suelo de nuestra economía por un reluciente parqué por el que andaremos todos más cómodos sin necesidad de zapatos, pero nada más lejos de la realidad, esta expresión ha sido utilizada por el Gobierno siempre que ha querido reformar las partidas presupuestarias para quitar dotaciones de dinero de áreas que no consideran importantes para aumentar en otras. Esto es: recortar en educación, sanidad o servicios públicos para aumentar la partida de pago de intereses de la deuda o rescatar a la banca. También es usado paracambiar legislaciones en favor de las élites financiera y empresariales, como en el caso de la reforma de la Ley Laboral.

En resumen, siempre que un político use la expresión “reformas estructurales” echaos a temblar porque vienen cambios a peor, a no ser que seas un banquero.

- 2º Crecimiento negativo: Puede parecer que la frenética obsesión del capitalismo por el crecimiento le haga medir todo en base a ese concepto, tanto es así que parece que son capaces de hablar sobre decrecimiento o disminución usando ese término. Pero es una estrategia más para confundirnos. Si en un informativo aparecieran unas imágenes de nuestro ministro de Economía pronunciando las palabras “vamos a realizar nuevas reformas estructurales para cambiar la tendencia del crecimiento negativo en el que nos encontramos” nuestro cerebro tardará un buen rato en asimilar su significado (muchos posiblemente no lleguen a entenderlo ya que antes serán interrumpidos por una noticia sobre las nuevas botas que ha estrenado Cristiano Ronaldo y que abren la sección deportiva), en cambio, si De Guindos dijera: “vamos a recortar más todavía en educación y sanidad porque no ha sido suficiente y nuestro país se va al garete” lo entenderíamos mucho mejor. Lo entenderíamos tan bien que no creo que nos hiciera mucha gracia.



- 3º Regularización fiscal: Lo que para nuestro Gobierno es una regularización (RAE: Legalizar, adecuar a derecho una situación de hecho o irregular) para el resto de los mortales es una Amnistía Fiscal. Es decir, que se han perdonado los delitos cometidos sólo con la condición de que traigas tu dinero a España y pases por caja en Hacienda. Al señor Montoro le da igual si eres traficante de armas, de drogas, de personas, eres un evasor de impuestos o eres un político corrupto, todo queda perdonado si traes tus cuentas de Suiza. Además esta regularización no hará pagar los impuestos que regularmente debería pagar alguien que gana esas cantidades. El evasor tiene el premio de pagar sólo un 10% de lo defraudado.

Pero amnistía fiscal no es la única traducción de este eufemismo, porque si eres uno de esos traficantes, corruptos o potencial evasor y escuchas que el Gobierno, que se siente agobiado y endeudado -porque gente como tú no paga impuestos- va a perdonar a todos los evasores, y lo hará por un precio inferior a lo que deberías pagar si eres legal, entonces lo que tú escuchas de los labios de Montoro es “chollazo”.

- 4º Moderación salarial: Al utilizar la palabra “moderación” da la impresión que los salarios en nuestro país estaban viviendo una borrachera festiva descontrolada y necesitaban que el Gobierno los calmara para que esta orgía de dinero no se nos fuera de las manos. Un término muy curioso teniendo en cuenta el salario mínimo interprofesional y el salario medio en España es de los más bajos de Europa. Este eufemismo esconde la rebaja o congelación de los salarios, así como la precarización de los puestos recortando en derechos, horas o dinero. El Gobierno usa mucho este término con la excusa de mejorar otro de los más aclamados eufemismos: la competitividad.

- 5º Competitividad: Para un Gobierno que no invierte lo más mínimo en la educación de su capital humano ni en I+D y que al mismo tiempo obedece complacientemente las órdenes de la “Europa a dos marchas” (otro lindo eufemismo para decir Europa divida entre ricos poderosos y pobres subyugados) de Angela Merkel, la mejor manera de salir de la crisis es abaratar nuestros salarios hasta el punto de que nuestra esclavitud y precariedad abaraten nuestros productos para así poder vender nuestros productos a los “todo a cien” de otros países. O para que a los quinceañeros británicos les salga más barato venir a emborracharse a Salou que irse a las playas de Croacia.

Al Gobierno le da igual que las exportaciones sólo representen alrededor del 30% de nuestro PIB y que congelar los salarios destroce el consumo interno del país, que por intentar vender más productos fuera nadie tenga ni un euro para consumir en España y se deteriore ese 70% de la producción restante, ¿quién quiere hacer caso a los datos económicos pudiendo esconderse detrás de un buen eufemismo?

- 6º Saneamiento de cuentas o balances: Con este término, usado en referencia a las ayudas y a la inyección de dinero público a la banca, da la impresión de que nuestro Gobierno ha actuado como el médico de cabecera que ha ayudado a un convaleciente y necesitado sector bancario que se ha contagiado por ese virus maligno que han sido los ciudadanos. Esos que han vivido por encima de sus posibilidades. Pero este eufemismo se usa para esconder el rescate a la banca, las gigantescas cantidades de dinero público que se han inyectado en las cuentas de los bancos que, debido a sus irresponsables y especuladoras actuaciones, se hundieron en su propio agujero. Las inyecciones directas de capital, los préstamos del Banco Central Europeo a intereses casi nulos son mostradas como saneamientos necesarios. Otra medida de este peculiar saneamiento son las compras de toda su basura financiera y ladrillo invendible por parte de nuestro próximo eufemismo: el SAREB.

- 7º La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB): Cada una de las letras de este acrónimo es un canto al eufemismo económico creado por nuestro Gobierno. Para que el agujero económico que ha provocado este organismo no se incluya en las cuentas del Estado (se creó con un 45% de capital público y un 55% privado) lo califican como sociedad que aparenta ser una empresa totalmente privada en vez de llamarlo organismo, administración o empresa pública.

Activos es una bonita palabra para hablar de basura financiera, pisos invendibles (los vendibles se los ha quedado la banca), obras faraónicas y urbanizaciones a medio construir que el SAREB le ha comprado a la banca. Reestructuración bancaria es un eufemismo primo hermano de saneamiento de cuentas, en la que la palabra reestructuración vuelve a esconder el rescate con dinero público y sus consiguientes fusiones y absorciones también financiadas con nuestros impuestos.

Todo ello ha hecho que el SAREB sea bautizado por muchos con el nombre de “Banco malo”, término negado en innumerables ocasiones por el Gobierno, aunque es bastante lógico que ellos lo nieguen, porque si eres el Gobierno, un directivo o accionista de los bancos que fueron “saneados y reestructurados” o eres su presidenta Belén Romana (que cobra medio millón de euros al año), para ti el SAREB no es un banco malo, es más bien un banco de puta madre.

Un artículo de El Salmón Contracorriente

No hay comentarios:

Publicar un comentario