viernes, 18 de julio de 2014

VUELO MH-17. ¿ESTAMOS ANTE UNA NUEVA PROVOCACIÓN DE FALSA BANDERA?


Hace apróximadamente un año, el mundo estuvo al borde de un enfrentamiento global.  Los contendientes principales fueron Estados Unidos y Rusia, y el campo de batalla utilizado fue Siria.  Los mass media occidentales se hicieron eco de una noticia que acusaba al régimen de Al Assad de haber utilizado armas químicas para acabar con la vida de cientos de civiles.  En el último minuto se consiguió evitar el enfrentamiento, al salir a la luz diferentes informaciones que apuntaban hacia Estados Unidos, Gran Bretaña (el gas tóxico había sido producido allí) y Qatar como artífices de la información, y con intereses directos en los gasoductos hacia Europa en perjuicio de la rusa Gazzprom.

Un año más tarde, los contendientes vuelven a ser los mismos (Estados Unidos y Rusia), y los intereses también se repiten (la lucha por el control de la energía y las tensiones geopolíticas).  Tan sólo ha cambiado el escenario de combate: en este caso Ucrania.  Y de nuevo se repite un acto de terror que tiene como objetivo a civiles inocentes.  Esta vez un misil derriba un avión de pasajeros de la línea Malaysia Airlines.

Cuando suceden este tipo de hechos debe surgir una pregunta de forma inevitable si realmente deseamos conocer la verdad: ¿A quién beneficia lo que acaba de suceder?  Lo que está claro es que este hecho puede marcar un punto de inflexión en el conflicto, y puede suponer la entrada de nuevos actores en beneficio de una de las partes: la Ucrania de Maidán.

Pocos minutos después de producirse el derribo del vuelo MH-17, desde fuentes vinculadas al gobierno de Ucrania se dio a conocer un vídeo de 2:23 minutos de duración a través de Youtube.  El vídeo pretendía demostrar que fueron las fuerzas de autodefensa prorrusas las que habían derribado el avión.  

El vídeo consiste básicamente en unas conversaciones entre miembros de la autodefensa prorrusa y Vasyl Geranin, un coronel de las fuerzas armadas rusas.  En la primera parte de la conversación se hace referencia al derribo de un avión, sin hacer referencia al carácter civil o militar del mismo.  Conversaciones similares se habían producido unas horas antes, cuando las fuerzas separatistas prorrusas habín conseguido derribar un avión ucraniano SU-25.

La segunda parte de la conversación tiene un matiz distinto, y los protagonistas también son distintos, tanto que todavía no han sido identificados.  Esta segunda parte del vídeo la protagonizan dos hombres, supuestamente prorrusos, que responden a los nombres o apodos de "Major" y "Grek", y que ya aportan detalles mucho más concretos, dejando claro que se trata de un avión civil, describiendo el contenido del avión y concretando incluso la compañía aérea a la que pertenecía el vuelo.

¿Quiénes son Major y Grek? ¿Por qué da la impresión que durante la segunda parte del vídeo ambos están leyendo un guión?

No hay comentarios:

Publicar un comentario