jueves, 10 de julio de 2014

5 CLAVES DE LA LEY DE PRENSA QUE QUIERE IMPULSAR "PODEMOS"


El pasado viernes, durante la presentación del libro Conversaciones con Pablo Iglesias (Jacobo Rivero, Ediciones Turpial), los periodistas centraron la mayoría de sus preguntas en la cuestión de la prensa. El día antes, El País había destacado en un titular una de las frases del eurodiputado recogidas en el texto: “Los medios de comunicación, por lo menos una parte, tienen que tener mecanismos de control público”. 

El asunto dio que hablar hasta el punto de que la rueda de prensa en la que se presentaba el libro acabó pareciendo, en algunos momentos, una asamblea de periodistas sobre cómo podría concretarse una hipotética ley de medios en España. Iglesias no dio detalles de una posible normativa, pero sí esbozó algunas líneas en las que, según él, tendría que basarse su elaboración.

1- Los medios públicos deben ser independientes del partido que gobierna 

Iglesias cargó duramente contra el que llamó “modelo Urdaci” y contra la dirección de Julio Somoano de los informativos de TVE, quien fue denunciado la semana pasada por sus propios trabajadores por manipular los contenidos y favorecer así al Gobierno. “Una práctica habitual en este país es convertir un servicio público en un privilegio en manos de sus amigos”, denunció el eurodiputado, cuando la información “es de todos”. “Los ciudadanos están hartos del uso partidista de los medios de información. Si la información es un derecho, ésta tiene que servir a los ciudadanos”, zanjó.


2- Debe acabar la concentración empresarial en el mundo de los medios de comunicación 

Durante la rueda de prensa, un periodista planteó que existían “dos imperios”, en referencia a Mediaset y AtresMedia, que controlan la mayoría de las licencias. Iglesias agarró el término y no lo soltó: “No sé si la expresión imperios es compatible con la democracia”, comenzó. “¿Le parece razonable para garantizar la libertad de expresión que el 80% o el 90% de lo que ven los españoles sea propiedad de dos imperios?”, preguntó de forma retórica. Iglesias abogó por acabar con los “oligopolios de la comunicación”, que además representan, según él, intereses totalmente espúreos. “El 95% de lo que leemos, vemos y escuchamos en España es propiedad privada de extranjeros. Ni siquiera son españoles”, añadió.

3- Los medios públicos tienen que ser potenciados como garantes de la libertad de prensa 

En este punto, Iglesias le da la vuelta al discurso de que los medios privados representan la independencia y los públicos están siempre sometidos a censura. Y lo hace centrándose en los trabajadores: “Es muy difícil que exista un programa de televisión, que exista un periódico, que exista un medio, si no tiene detrás a un multimillonario o a un fondo de inversión, o grandes poderes financieros que lo financien. Y yo creo que los periodistas no tendrían que pedir permiso a nadie para poder escribir, no deberían tener que pedir permiso a nadie para estar en un periódico, para estar en una televisión”, desarrolla.

En este sentido, el sector privado sería antidemocrático en sus formas. “Cuando se producen las fusiones entre medios de comunicación y la unificación de líneas editoriales, no se le pregunta a los periodistas: se reúnen los dueños de los medios de comunicación y después llaman por teléfono a los directores y les dicen sobre qué se puede escribir y sobre qué no”, continúa, lo que considera una “realidad terrible”. “No deberle nada a nadie es la mejor garantía de que podamos construir una democracia también a nivel de los medios de comunicación”, añade. Eso sí, dejó claro que no quiere imponer un modelo único, ya sea público o privado: “Eso sería una barbaridad”, asegura.

4- El periodista debe tener garantías de que puede desarrollar con libertad su trabajo 

La concentración de los medios y la nula voz de los profesionales de la información en las estructuras empresariales de los medios conlleva, para Iglesias, una “amenaza” a la libertad de los periodistas. Lo ilustra con esta anécdota: “A mí muchísimos periodistas, cuando les preguntas ‘¿pero por qué ponéis esos titulares?’, te ponen cara de ‘tengo familia y tengo que trabajar, y en la redacción no mandamos nosotros, sino quien paga’”. Por eso Iglesias habla de “empoderar” a los periodistas: “Hay que apostar por fórmulas que aseguren que los periodistas tienen más protagonismo, más peso”, de manera que el Estado “garantice las condiciones para que esos periodistas puedan trabajar en libertad sin tener que rendir pleitesía a ningún millonario”.

En este sentido, el eurodiputado afirmó que, si llegaran a gobernar, trabajarían para asegurar que “la liberad de prensa es incuestionable”. “Estoy harto de encontrarme periodistas de El País, de El Mundo, de La Sexta, de Cuatro, que me dicen muchas veces ‘trabajo donde trabajo, qué le voy a hacer, y me marcan la línea que me marcan, pero tenemos enormes simpatías hacia lo que estáis haciendo y nos parece de vergüenza la línea editorial que está manteniendo nuestro periódico’”, narra. Por eso, se trata, según él, de “empoderar a quien hace periodismo, no al que lo único que tiene es dinero para comprar el medio de comunicación”. “No puede ser que un propietario le diga a un periodista de quién tiene que hablar bien o mal. Los periodistas tienen que ser libres para contar lo que quieran”, zanja.

5- Las futuras leyes de prensa tienen que hacerlas los periodistas 

Éste fue una de las preguntas que más se repitieron: ¿Con qué medidas concretas se lleva todo esto a cabo? De hecho, algún periodista mostró su preocupación con respecto todo lo que suene a control público. La respuesta de Iglesias fue siempre la misma: preguntando a los trabajadores de la información. “A los periodistas, tanto a los que están asociados como a los que no, habría que convocarlos a un proceso amplio de discusión en el que dijeran cuál es el modelo para garantizar que se asegura la libertad de expresión”, avanza. Y en esta idea, puntualiza: “Tendría que ser una ley redactada por periodistas. Ojo, no redactada por los medios de comunicación para los que trabajan los periodistas”.

Para Iglesias, lo ideal sería que en las reuniones de redacción, los profesionales de la prensa definan la línea del medio de comunicación, que funcionasen como cooperativas de trabajadores en la toma de decisiones. “Estaríamos, en última instancia, haciendo lo que los periodistas nos han pedido que hagamos”, asegura, y, recuerda de nuevo la pregunta sobre los “imperios” de comunicación: “Hay que sentar a los profesionales de la prensa, y si ellos te dicen que hay dos grandes imperios mediáticos en España, hay que preguntarles qué formas entienden ellos que son más adecuadas para limitar esa situación imperial, que seguramente no es compatible con la democracia”.

Un artículo de Eduardo Muriel, en LaMarea.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario