lunes, 23 de junio de 2014

LAS TRAMPAS DE MONTORO PARA BAJAR LOS IMPUESTOS A LOS MÁS RICOS


El cuadro de cifras que Cristóbal Montoro ha presentado este viernes para avalar su reforma fiscal “tiene trampa”. Así de tajantes critican a su jefe los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), que no duden en atribuir la elección del año 2011 para la comparativa a una maniobra para “tapar la mayor bajada de impuestos para las rentas más altas”.

Los técnicos de Hacienda acusan al ministro de “llevar a equívoco a la ciudadanía”, pues el efecto de rebaja se evidencia más frente a cifras actuales, en lugar de en comparación con las de 2011, cuando Montoro y el resto del equipo de Rajoy apenas habían accedido a sus cargos en el Gobierno. En este sentido, afirman que la reforma fiscal presentada este viernes “merma la progresividad” de la carga impositiva a los ciudadanos con respecto a la situación actual.

En su informe al respecto de las medidas anunciadas, sentencian con rotundidad que “serán las clases medias quienes una vez más amortigüen la rebaja fiscal aplicada a las grandes fortunas”. Una circunstancia que los técnicos llegan a calificar de “atentado contra el artículo 31 de la Constitución”, que establece que el sistema tributario debe asegurar el estado de bienestar atendiendo a la progresividad de su capacidad económica.

Sin dudar en tachar de “regresiva” una reforma fiscal que también se ha ganado las críticas de Bruselas, desde Gestha se explica que la gran causa de este nuevo escenario desfavorable para las clases medias está la reducción de siete a cinco de los tramos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Una circunstancia que unida a la reducción de los tipos marginales “afecta negativamente” al principio constitucional de progresividad, pues los beneficiados por los cambios apenas serán 73.000 contribuyentes, aquellos que ingresan más de 150.000 euros anuales. Un 0,3% del total de declarantes, según los datos de la propia Agencia Tributaria (AEAT).

Por su parte, los 11,5 millones de trabajadores y pensionistas que ganan menos de 11.200 euros anuales no se ven afectados por la rebaja fiscal presentada en el Consejo de Ministros de este viernes, pues actualmente no tributan. El secretario general de Gestha, José María Mollinedo, ha criticado que “el Gobierno no puede afirmar con la rotundidad que lo hace que la presión fiscal haya bajado para todos”, pues se mantienen otros impuestos como el IVA y las tasas a los hidrocarburos y la electricidad.

Los cálculos de estos profesionales apuntan también que los 8,8 millones de ciudadanos que cobran entre 12.450 y 33.000 euros serán los que soporten el impacto de la rebaja fiscal de las grandes fortunas, puesto que sus tipos aumentan entre un 0,25 y un punto sobre la tarifa vigente en la actualidad. En este caso, serán las cargas familiares de cada uno las que determinen si hay subida o bajada de impuestos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario