miércoles, 2 de abril de 2014

LA CURIOSA DEMOCRACIA GRIEGA


El gobierno griego salió magullado de la votación parlamentaria del pasado domingo, pero salvó los muebles de la troika tras conseguir aprobar un nuevo memorándum (pues eso, y no otra cosa, es lo que contienen las doscientas y pico páginas de minuciosos cambios legislativos). 

El (mal) llamado sistema democrático en Europa es un trágico esperpento que está causando miles de víctimas desde cualquier ángulo que se analice la situación. En el caso de Grecia se ha convertido en un producto bien curioso que no necesita legitimidad social para ser vendido como un mero apéndice del libre mercado. Gobierno griego y apologetas del neoliberalismo no se cansan de repetir, día tras día, de los avances de la economía y el fin de la recesión.

Ayer mismo el presidente del Banco de Grecia, Yorgos Provopulos, volvía a insistir en que el país comenzaba la senda de la normalidad, al mismo tiempo que Eurostat presentaba los datos del desempleo en la Unión Europea, con Grecia a la cabeza. Un día antes la Comisión Europea había presentado un informe trimestral en el que se aseguraba que Grecia registró el mayor aumento de la pobreza en la Unión Europea (UE) entre 2011 y 2013. Pero no son esos datos lo que inquietan al ejecutivo griego, lo importante es que el volumen de la Bolsa de Atenas gane enteros, la entrada en los mercados financieros, la mejora de la confianza por parte de los inversores...

Si no fuera porque la inmunda ley electoral, pergeñada por el bipartidismo dominante de las pasadas décadas, le regaló 50 escaños al partido de Antonis Samarás (un 16% de la representación parlamentaria) hace muchos meses que estos trileros de los recortes, paladines de la austeridad, se encontrarían en una situación no tan cómoda. Ese fraude a la legitimidad y a la voluntad popular les está permitiendo llevar a cabo un asalto a la democracia como el perpetrado en sede parlamentaria la noche del domingo. ¿Quién puede justificar como razonable que en apenas dos días los diputados tengan que estudiarse (y entender) una extensa ley de solo tres artículos que contempla cientos de cambios fundamentales para la economía del país y el futuro de sus ciudadanos? 

Según el economista Leonidas Vatikiotis es imposible saber con exactitud qué se incluye en las 227 páginas, y cientos de referencias a otras leyes, en el tiempo que se concedió a los diputados, pero que sin embargo no fue impedimento para que el nuevo memorando fuera aprobado. Todo por la pasta, 8,3 mil millones que vendrán de la Comisión Europea y 3,8 mil millones más del Fondo Monetario Internacional.



El multiproyecto de ley aprobado contiene básicamente cuatro tipos de medidas, agrupadas en: regulaciones para acabar con los pocos derechos laborales que aún existen, liberalización de determinados productos para permitir la entrada a saco de las multinacionales extranjeras, agilizar y facilitar las privatizaciones y regular la privatización de los bancos que se hará con cargo a los contribuyentes.

Las cifras y los detalles ponen los pelos de punta. Desde la leche y el pan, pasando por las medicinas, los libros y el transporte, los despidos colectivos, las cotizaciones de los empresarios... todo está pensado para el beneficio de unos pocos a costa de la miseria de los muchos.

Para felicitarse y darse palmaditas en la espalda, por todo lo logrado, los ministros de economía y finanzas de la UE se reunieron ayer y hoy en Atenas, en una ciudad tomada por la policía y con los derechos de reunión y manifestación suspendidos. Pese a ello unas 18.000 personas se manifestaron anoche por el centro de la capital contra la troika y las políticas neoliberales. La policía se encargó a fuerza de porrazos y gases lacrimógenos dejar bien claro como se defiende el régimen. 

Curiosa democracia la griega.

Un artículo de Antonio Cuesta

Azpijoko ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario