miércoles, 26 de marzo de 2014

RECONOCIMIENTO Y CARIÑO AL CAMARADA ARMANDO LOPEZ SALINAS


Lo que no se gana en la calle no se puede obtener en una mesa de negociación, era el titular de una entrevista de Armando Lopez Salina publicada hace dos años, no era una frase hecha, era toda una tesis de cómo entender la lucha, de cómo entender que la base del trabajo revolucionario debe estar en la calle, en la movilización, en el conflicto social.

En estas breves líneas quiero trasladar un sentido pésame a la familia de Armando, para que sientan el calor de todo el Partido, de toda la militancia comunista, para que en estos momentos dolorosos, sepan que el tiempo que Armando les robó para dedicárselo al Partido, se lo queremos devolver en agradecimiento, cariño y reconocimiento, para que sientan que el Partido Comunista de España nunca olvidará a quien fue uno de sus más queridos militantes y nos permitan compartir el dolor por la pérdida de un valeroso revolucionario.

En estos momentos en los que recordamos su entrega a una militancia que llenó toda su vida, quiero resaltar el valor de la aportación de Armando al Partido, a la defensa de los "humillados de la tierra" como le gustaba decir, quiero poner en valor a una generación de militantes comunistas que nunca asumió la derrota, que nunca entendió que la dureza de la dictadura, las dificultades de la clandestinidad, eran motivos suficientes para dar por perdida la lucha de clases, porque siempre supo que toda la fortaleza del capitalismo muestra sus debilidades cuando se enfrenta a una clase obrera unida y firme en la defensa de sus intereses.

Su trabajo para combatir el franquismo en el frente cultural, desde La Pirinaica o desde la dirección de Mundo Obrero, tenían siempre la firmeza no solo del convencimiento, sino de la solidez de las ideas, de su solvencia intelectual y si firmeza militante.

Armando fue dirigente comunista inquebrantable, maestro de militantes, incansable organizador de nuestra clase trabajadora, intelectual orgánico que brindó su inteligencia privilegiada al servicio de la Revolución y la justicia, amigo solidario y entrañable.

El reconocimiento a su calidad literaria que significó ser finalista del Premio Nadal en 1959, chocó con el muro de un sistema que no le perdonaba su implicación en la construcción de una gran alianza entre las fuerzas del trabajo y la cultura, que puso en evidencia que el franquismo suponía la etapa más dañina para la cultura española en su historia. No podemos dejar de recordar que fue Armando el promotor del manifiesto en apoyo a la huelga minera de 1962 que suscribieron 102 intelectuales

Su defensa de la República no podía admitir el cinismo de quienes se proclaman republicanos y juancarlistas, al mismo tiempo que preparan el terreno para la sucesión monárquica. No soportaba el cinismo de quienes hablan de república pero trabajan para que la monarquía tenga décadas de continuidad asegurada.

Armando nos enseño que la lucha se pelea en las calles, mediante la protesta social, en los círculos intelectuales mediante las ideas, en las instituciones y en el Congreso mediante la política, para concluir que “La cultura debe disputar en el terreno ideológico las razones del capitalismo porque sino la derrota está cantada”.

Un artículo de José Luis Centella

No hay comentarios:

Publicar un comentario