miércoles, 5 de marzo de 2014

EL MINISTERIO DE MONTORO HA MANIPULADO EL DATO DEL DÉFICIT ESPAÑOL


Este individuo, por nombrarlo de una forma benévola, no hace más que engordar desde que llegó al gobierno.  Engordar y engañar a la ciudadanía española.  A medida que pasa el tiempo va tomando más fuerza la tesis de que las cifras relativas al déficit español están siendo manipuladas de forma descarada, con el objetivo de ajustarse a la cifra pactada con Bruselas, el 6,5%

Un detalle que nos invita a sospechar de lo que está ocurriendo en este sentido es el hecho de que Hacienda esté agotando hasta el máximo el tiempo para publicar este dato, plazo que expira el próximo 30 de marzo, mientras que en otros años este dato ya lo había publicado con mayor antelación.

Para fundamentar estas sospechas, el pasado jueves 27 de febrero se dieron a conocer los datos de contabilidad nacional, esto es, las tripas de la economía en el último trimestre de 2013. Y para componer la fotografía de cómo se comportó la actividad económica, es necesario que desde Hacienda se envíe una estimación de gasto público en los últimos tres meses del año. El dato ha levantado un profundo revuelo y grandes dudas entre prestigiosos economistas.

Tal y como se recoge en una información de eldiario.es  "Así, la Intervención General del Estado (IGAE) ha enviado al Instituto Nacional de Estadística –que recompone el tamaño de la economía como si fuera un puzle– una estimación de gasto de 49.531 millones de euros, lo que supone apenas 60 millones de euros menos respecto al mismo trimestre del año anterior (una vez descontado el efecto calendario). Si se cogen los datos brutos, la diferencia es muy similar: 60.099 millones de euros en el último trimestre de 2013 frente a los 60.324 millones del mismo periodo de 2012"
.
Esta diferencia mínima es especialmente significativa si se recuerda que en diciembre de 2012 no se pagó la extra a los empleados públicos, que representa alrededor de 6.000 millones de euros del erario público. Es decir, que en el último trimestre de 2013, que sí se pago la extra a los funcionarios, se gastó lo mismo que en el trimestre que no se les abonó.

Sin embargo, a pesar de esta "abultada" factura pública, el gasto en los últimos tres meses del año fue un 5,2% inferior en comparación con los meses de verano. Sorprende, sin necesidad de ser un avezado economista, que el Ejecutivo haya logrado igualar los datos de gasto público de dos trimestres: uno en el que se paga la extra a los funcionarios (más de tres millones de empleados) y otro en el que no se les paga.


No hay comentarios:

Publicar un comentario