martes, 4 de marzo de 2014

B.P.I., EL BANCO MÁS PODEROSO DEL MUNDO (y el más desconocido)


Se llama Banco de Pagos Internacionales (BPI), aunque en inglés responde a las siglas de BIS (Bank for International Settlements), y es el banco más poderoso del mundo, aunque también una de las entidades más desconocidas para el común de los ciudadanos.  El poder del BPI es tan grande que está a la altura de organizaciones internacionales como el Banco Muldial o como el FMI.

Fundado en el año 1930 y con sede central en Basilea, Suiza,, el BPI es, ni más ni menos, el Banco Central de todos los Bancos Centrales.  El BPI es, por tanto, el organismo que establece las directrices de las políticas monetarias, las políticas de adecuación de capital de los restantes bancos centrales y establece los requisitos mínimos de capital a exigir.  

El BPI tiene un Consejo de Administración compuesto por un máximo de 21 miembros, y que se dividen en "miembros ex-officio", "miembros nombrados" y "miembros elegidos".  Los miembros "ex-officio" son los Gobernadores de los bancos centrales de Alemania, Bélgica, Estados Unidos, Francia, Italia y el Reino Unido.  

¿Por qué es tan desconocido?


Por que no solo es un banco, sino que se trata de una de las organizaciones más poderosa del mundo entero que, además de lo expuesto anteriormente, controla la emisión de dinero a nivel mundial.  Tiene, además, inmunidad total en materia de impuestos y de leyes internacionales.  El secreto que rodea a este organismo llega hasta el punto de que cada dos meses realiza reuniones con el resto de banqueros centrales que se mantienen en un anonimato total.  Las decisiones que se toman durante estas reuniones afectan de forma total a toda la población mundial.

En palabras de Karen Hudes, ex miembro del Banco Mundial, el BPI "es una organización que fue creada por la élite mundial, que opera en beneficio de la misma y que tiene como uno de sus objetivos más prioritarios convertir a la mayoría de los gobiernos y países en esclavos de la deuda".

(Un artículo de Gaspar Bruelt)

No hay comentarios:

Publicar un comentario