lunes, 10 de febrero de 2014

FUKUSHIMA, NUBE RADIACTIVA Y VERTIDOS AL MAR


Si os dais cuenta, los medios de comunicación oficiales apenas emiten noticias sobre Fukushima, y las pocas noticias que llegan lo hacen con cuentagotas.  Es un hecho objetivo que los gobiernos han decretado el silencio informativo sobre este gravísimo asunto para no desatar el pánico entre algunos sectores de la población.  Este silencio informativo también se extiende a las causas del "accidente" nuclear y del tsunami.

Recientemente ha tenido lugar la reunión anual de la North Pacific Marine Sciencie Organization.  En esta reunión anual se confirmó que la nube radiactiva formada tras la explosión de la central nuclear de Fukushima ya fue detectada hace unos seis meses llegando a las costas de Canadá, Estados Unidos y México.  Asimismo, un grupo de investigadores canadienses confirmaron que parte de la radiación emitida en Fukushima se está desplazando por completo de la parte occidental del Pacífico Norte hacia la costa oeste de Norteamérica.


Otra de las conclusiones a las que ha llegado este grupo de científicos es que si bien esta nube radiactiva comenzó a llegar en 2013 a las costas de Alaska y de la Columbia británica, el área más extensa y densa de la nube está aún por llegar.  La predicción realizada por Vicent Rossi y otros científicos pertenecientes al Centro de Investigación del Cambio Climático es que para el 2015 pueden alcanzarse en estas zonas unos niveles de entre 25 y 30 bequerelios por metro cúbico, un nivel realmente alarmante muy superior al provocado por Chernobil.  Asimismo, los niveles de cesio-137 seguirían creciendo hasta el año 2019.

El hecho de que en el Océano Pacífico no existan estaciones que puedan monitorizar la radiación del aire hace que todavía siga siendo un factor desconocido la cantidad de cesio que está siendo transportada por el océano a través de los vientos.  A estte hecho hay que añadir que por fin se ha admitido públicamente que entre 300 y 400 toneladas de agua contaminada son vertidas al océano Pacífico diariamente desde que comenzó la crisis en marzo de 2011.

Lecturas realizadas hace unas semanas en la ciudad de San Francisco por funcionarios de salud mostraron un nivel de raciación cinco veces superior a lo normal, y muchísimo mayor de lo previsto.  Más aún, la comunidad científica tiene constancia desde hace dos años que el agua de lluvia y los productos lácteos de la costa oeste norteamericana presentan unos altos niveles de cesio-137, de yodo-131 y, probablemente, también de estroncio-90.


Enlaces para acceder a más información:
.- Cesio en atún capturado en Estados Unidos.
.- Cesio en partidas de arroz.
.- Tepco admite cesio radiactivo.
.- Estado de emergencia por fuga de agua radiactiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario