lunes, 17 de febrero de 2014

FACILMENTE REEMPLAZABLE (relato corto de G. Bruelt)


Empatía.  Esa capacidad para colocarse en el lugar de los demás, hoy la pongo en práctica para intentar entrar en el cerebro y en el esquema mental de aquellos que dominan el mundo, de quienes dirigen nuestras vidas.

Cierro los ojos y visualizo una pastilla de color similar a las de Matrix. Ya estoy en su mente, ya soy uno de ellos.  Abro los ojos y miro a mi alrededor. Ya no veo hombres y mujeres, tan solo veo material de desecho, insignificante y fácilmente reemplazable.  Hombres y mujeres abandonados a su miserable destino, empeñados tan solo en subsistir, ajenos ya a cualquier esperanza.  Hombres y mujeres que consumen sus vidas como se consume un cigarrillo, sin propósito y con la ansiedad que provoca el placer pasajero.

En mi terrible deambular paso por delante de un cristal.  Me detengo ante ante un triste escaparate. Una figura reflejada en el cristal me devuelve a la cruda realidad.  Esa figura de un hombre alto y delgado soy yo. y soy uno más de esos miserables.  Pero he tomado conciencia de ello, eso es lo que me distingue de esa legión de famélicos sin vida propia.  He tomado conciencia y eso me convierte en peligroso. Porque al menos podré elegir cuál será mi siguiente paso, y decirles a nuestros dueños que no podré ganar pero sí podré, al menos, morir matando!!

(Gaspar Bruelt, de su colección de relatos cortos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario