jueves, 13 de febrero de 2014

DEUDA PÚBLICA O EL APOCALIPSIS QUE NOS ESPERA


En el pasado año 2013, el estado español pagó en concepto de devolución de capital de Deuda Pública la cantidad de 190.000 millones de euros, a los que hay que sumar otros 38.590 millones de euros en concepto de pago de intereses.  Una Deuda Pública que, además, se ha disparado desde el comienzo de la crisis, ya que en el año 2007 representaba el 36% del PIB y en 2013 pasó a representar el 94% del PIB.

¿Por qué ha aumentado tanto la deuda?

Este brutal aumento de la Deuda Pública se debe, especialmente, a la transferencia masiva que se ha hecho de fondos públicos a las arcas de la banca privada, con el pretexto de evitar su quiebra.  Los fondos públicos transferidos ascienden a unos 200.000 millones de euros.  La deuda pública también se ha visto fuertemente incrementada por las ayudas dadas en su momento a sectores como el constructor, inmobiliario y automovilístico.  Y, cómo no, al dinero público despilfarrado en obras totalmente innecesarias como aeropuertos, autopistas y AVEs varios.

Este incremento de la Deuda también está vinculado a la caída de los ingresos, especialmente debido a una política fiscal cada vez más injusta que pone toda la carga fiscal en el más pobre (aumento de los impuestos indirectos) mientras permite la estafa tributaria de grandes empresas y fortunas.  

El chantaje del pago de la Deuda

El argumento de la necesidad de hacer frente al pago de la Deuda es un chantaje inadmisible, pero que lo utilizan desde los órganos de poder cada uno de los días.  Y el chantaje ejercido sobre la ciudadanía española forma parte de una estrategia mucho más amplia, tanto en los objetivos como en el tiempo, que busca la casi total eliminación de los servicios públicos.  

Cronología del chantaje

En el mes de septiembre de 2011, el gobierno del PSOE realizó, con nocturnidad y alevosía, una reforma de la Constitución española salvaje e incalificable.  La reforma, aunque mejor debería llamarse atraco a la ciudadanía española, consistió en introducir el artículo 135 declarando la "prioridad total y absoluta del pago de la deuda y de sus intereses por encima de cualquier otra partida de gasto".  

Un poco más tarde, ya en 2012, los partidos políticos PP, PSOE, UPyD y las derechas nacionalistas votaron a favor del Tratado de Estabilidad, Gobernanza y Coordinación (TSCG) de la Unión Económica y Monetaria de 2012, el cual exige a los Estados cuya moneda es el Euro adoptar todas las medidas necesarias para que en 2020 la Deuda pública no sobrepase el 60% del PIB y el déficit estructural (el gasto en empleo y servicios públicos de todas las administraciones) sea cero. Para eso se comprometían a llevar a cabo las reformas legales necesarias “al nivel más alto”.

No contentos con esto, se aprobó también la Ley Orgánica 02/2012 la cual establece medidas para llevar a cabo la intervención de las Comunidades Autónomas o la disolución de los gobiernos municipales, si fuese necesario.  Hasta aquí, esta cronología nos muestra la meticulosidad en la preparación de la estafa y de las herramientas necesarias para llevarla a efecto.  

¿Cómo se materializa la estafa?

 La estafa se materializa de la siguiente forma.  La Deuda Pública actual de Hispanistán asciende a casi un billón de euros.  HIspanistán tiene la obligación de reducir su Deuda para el año 2020 en 400.000 millones de euros, hasta los 600.000 millones.  Es decir, no sólo no debe aumentar su deuda sino que además debe reducirla.  ¿Cómo piensan hacerlo?  Obvio, continuar por la vía de los recortes sociales esgrimiendo la argumentación de la necesidad de reducción de la Deuda.  A pesar de lo que nos digan, los recortes van a continuar hasta la eliminación de la práctica totalidad de los servicios públicos.  Nos llevan a un nuevo modelo social basado exclusivamente en sus intereses: precariedad laboral, salarios y pensiones de miseria, privatización de los servicios públicos, ...

¿No los vamos a parar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario