jueves, 6 de febrero de 2014

CRISIS EN LOS MERCADOS EMERGENTES. NUEVA FASE EN LA CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL.


Los nervios han regresado a los mercados financieros, y comienza a desplegarse un nuevo escenario que se antojaba practicamente imposible hace apenas unos pocos meses.  Estas nuevas tormentas monetarias que amenazan la tibia recuperación económica mundial tienen como protagonistas a los países emergentes. algunos de los cuales habían conseguido esquivar discretamente la crisis actual.

Hasta hace unas semanas, los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) constituían un refugio estable y seguro para los inversores internacionales.  Sin embargo, en los últimos días las monedas de Argentina, Turquía, Rusia, India y Sudáfrica han sufrido importantes ataques que les han llevado a una fuerte devaluación de su valor. 

Los inversores internacionales han comenzado a retirar de forma masiva sus posiciones en las divisas emergentes.  Un hecho que está directamente relacionado con las últimas decisiones tomadas desde la FED norteamericana y que están orientadas a disminuir el flujo de dinero en el sistema a través de un endurecimiento de su política monetaria.

China y la desaceleración económica

Hay que tener también en cuenta la desaceleración que está protagonizando la economía China, un país que ha dado siempre un importante impulso a las economías emergentes.  China, lastrada por la caída en el comercio mundial y por sus propias burbujas especulativas, está viendo cómo caen sus exportaciones al tiempo que está reduciendo asimismo sus importaciones.  Esta menor demanda de China está teniendo un impacto importante en las economías asiáticas que suministran componentes industriales a las empresas manufactureras chinas.

La preocupación es mayor si se tiene en cuenta que el riesgo de contagio es hoy mucho mayor que al comienzo de la crisis, debido al peso que han ido adquiriendo las economías de estos países emergentes en la economía mundial.   Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), los países desarrollados tenían el 60 por ciento de la producción de riqueza mundial el año 2000, pero cayó al 51 por ciento en 2010, y se espera que llegue a 43 por ciento en 2030.

No hay comentarios:

Publicar un comentario