viernes, 7 de febrero de 2014

CARTA DE UNA MUJER HAMBRIENTA. DIGNIDAD EN ESTADO PURO.

El título del post es equívoco.  Puede llevar a la confusión.  Porque no estamos tan sólo ante la carta de una mujer hambrienta.  Estamos sobre todo ante un excelente ejercicio de claridad, humanidad y dignidad.  Es bueno recordar que estamos siendo gobernados por gente indigna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario