REFLEXIONES (I) DE EDITH SÖDERGRAN


El que, con uñas ensangrentadas,
no abre una brecha en el muro de lo cotidiano
-aunque al salir por él perezca-
no merece contemplar el sol.

(Edith Södergran)

Comentarios