miércoles, 29 de enero de 2014

RAJOY DECRETA QUE "TODO VA BIÉN"


No es una cuestión menor.  Más vale que estemos en guardia.  Desde hace apenas unas semanas estamos siendo testigos de cómo el gobierno español, convenientemente escoltado por sus acólitos en el mundo de la empresa y de las finanzas y sus gabinetes de comunicación, está intentando transmitir la idea de que "todo va bién" y de que "estamos en la senda de la recuperación".  

Ya desde finales de 2013 se dijo que el presente 2014 sería el año de la recuperación, llegado a afirmar Rajoy que "2014 será el año del inicio de la recuperación económica".  Ya en octubre de 2013 Rajoy comenzó a transitar el sendero que posteriormente ha marcado a todo el gobierno, afirmando que "estamos lejos, pero la tierra está a la vista"  Que, dicho sea de paso, es como no decir nada.  En esta tarea de mantener el engaño también contó con el apoyo del príncipe, quién pidió públicamente a la sociedad "acción frente al pesimismo y no volver a caer en excesos inadmisibles" (Sí, sí, tal cual!!!). 

No podían faltar en esta carrera por hacernos ver blanco cuando todos vemos negro los usureros de la banca, tanto nacional como internacional.  Los usureros de Morgan Stanley y de HSBC comenzaban a emitir recomendaciones postivas hacia la banca española a mediados de septiembre del pasado año 2013, al mismo tiempo que Botín afirmaba que "es un momento fantástico, a España le está llegando dinero para todo".  Respecto al desempleo se despachó con un escueto "estamos en el 26% pero llegarán mejorías".  Resulta comprensible este optimismo si tenemos en cuenta que mientras eran desahuciados miles de españoles y españolas de sus casas, la gran banca disparó su beneficio más de un 80% en el año 2013.  Así estamos!!!!!

Siguiendo con la retórica de estos delincuentes de corbata y para poner la guinda, llegaron en septiembre las declaraciones del presidente de una gran aseguradora afirmando que "después de la dura crisis económica que ha sufrido España ha llegado el momento del optimismo aunque habrá que seguir con las reformas y queda mucho por hacer".   Es en estos momentos, en los que se producen este tipo de declaraciones y de insultos a la inteligencia, cuando se necesita un buen surtido de tartas.   Para tirárselas al rostro, claro, que lo tienen enorme.

¿Qué pretenden con esta retórica del optimismo?   En primer lugar pretenden legitimar las decisiones políticas tomadas hasta ahora y perpetuar los ataques cometidos contra el bienestar público y contra cada uno de sus ciudadanos.  Pretenden someternos a su sistema para que aceptemos como irreversibles unas condiciones laborales, económicas y sociales realmente pésimas.  Se trata, tan solo, de un engaño generalizado sustituyendo la verdad por una realidad inventada.  En sus bocas la palabra ya no refiere a una cosa, sino que la inventa en beneficio propio.

Toca no  creerse absolutamente nada!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario