jueves, 12 de diciembre de 2013

BLESA Y LOS CORREOS SECRETOS DE CAJA MADRID


Se agotan los calificativos, y ninguno bueno, para definir a la clase financiera de Hispanistán.  El descaro y la prepotencia con que actúan a diario, a pesar de ser los mayores responsables junto a sus lacayos políticos de la precaria situación en la que vive la mayor parte de la población española, ya no encuentra límites.

Un ejemplo de ello son los correos electrónicos cruzados entre Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, y su equipo ejecutivo comercial.  Unos mensajes en los que, haciendo abstracción de cualquier mínimo ético, muestran su satisfacción por la colocación de sus preferentes, un producto bancario que sólo puede denominarse como un robo a mano armada realizado contra los pequeños inversores. 


Para Blesa y su equipo, un grupo de tiburones de estómago agradecido, la millonaria emisión de preferentes en 2009 consistió en una fiesta financiera en la que batir nuevos récords cada día.  Así lo muestra uno de los correos cruzados entre ámbos, concretamente con Matías Amat Roca, su lacayo más cercano y director general de Negocio de la Entidad.  "¡1.300 millones de euros!", exclamaba Amat, "¡Récord de colocación de un producto en un sólo día!", decía eufórico.  En otro correo afirmaba que el total "colocado" en aquél día ascendía a 2.200 millones de euros.  "Colocado", desde luego, a miles de clientes de su Entidad que quedaron atrapados en el engaño y que vieron después cómo todos sus ahorros se  volatilizaban irremediablemente.


Otra muestra de su inexistente catadura ética es otro de los correos en los que su lacayo más cercano, Amat, comentaba en tono irónico "Lo que he aprendido es que, si a los sindicatos no les gusta, probablemente es buen producto".  Blesa contestó en el mismo tono jocoso con un "Y eso que habíamos engañado a los clientes".

En otro de los correos su equipo de delincuentes muestra su incapacidad para llevar a buen fin la gestión comercial que habían comenzado con la Fundación ProRAE, solicitando la ayuda de su presidente.  A las pocas horas, Blesa contestó este correo con otro en el que informaba que "He hablado con Ricardo Martín Fluxá y se va a ocupar del asunto el lunes".

Amat salió de Caja Madrid en el año 2010 con una jugosa indemnización de varios millones de euros!!!!!

Lamentable.  Indignante.  Y muy triste saber que estos delincuentes sin escrúpulos se pasean impunemente por nuestras calles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario